Síntomas para reconocer un ataque cardiaco

¡Reconocer un ataque cardiaco inminente es posible! Solo presta atención a estos síntomas.

Los ataques al corazón figuran como una de las primeras causas de muerte prematura en el mundo moderno. ¿Sabías que un estilo de vida agitado, un régimen alimentario inadecuado, e incluso la falta de sueño crónica, constituyen los principales factores que desencadenan la aparición de este terrible enemigo silencioso? Pero estar prevenido — ya es la mitad del combate ganado. Recuerda que ¡en nuestras manos está evitar un desenlace fatal!

Existe mucha información sobre cómo prevenir este tipo de enfermedades… Pero hoy no te hablaremos de la importancia de un estilo de vida tranquilo y saludable, ni qué alimentos son recomendables para tu salud… Esta vez ¡Qué pasada! te propone conocer los síntomas de un inminente ataque cardiaco, que puden ser detectados ¡incluso con un mes de antelación!

Esta batalla puede ser ganada, solo tienes que aprender a escuchar tu cuerpo, todas estas sutiles señales que está emitiendo cuando se avecina un problema… ¡No las ignores!

1. Sensación de cansancio:

Si comienzas a sentirte constantemente cansado y somnoliento, incluso después de un período de reposo, que en condiciones normales te haría recuperar energías, entonces debes estar alerta. Este es uno de los síntomas más comunes de un ataque cardiaco.

Esta sensación de cansancio se debe a que el sistema cardiovascular está esforzándose más de lo normal, para que el corazón reciba mayor flujo de sangre, que ha disminuido debido a la estrechez de las arterias por la grasa acumulada en ellas.

2. Respiración irregular:

Si el flujo sanguíneo que llega a tu corazón es deficiente, entonces también se verá afectado el flujo pulmonar. O sea, la sangre que viaja hasta tus pulmones para recargarse de oxígeno, no será suficiente para satisfacer la demanda del cuerpo… Te sentirás fatigado por la falta del oxígeno.

Los sistemas cardiovascular y respiratorio son altamente dependientes el uno del otro, y un fallo en cualquiera de ellos puede comprometer seriamente tu salud. Si notas una sensación de fatiga y cansancio, acude de inmediato al médico… Una atención a tiempo es fundamental.

3. Si sientes debilidad:

Un flujo sanguíneo debilitado provoca que los músculos de tu cuerpo no reciban suficiente cantidad de oxígeno, ni nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento. Eso conlleva a que te sientas muy débil, sin una razón aparente. Este síntoma puede agravarse, hasta que comienzas a perder la conciencia. Si ocurre algún episodio como este, por más breve que sea, verifica con tu médico el estado de tu sistema cardiovascular.

4. Sudoraciones frías y mareos:

Que la sangre no llegue con suficiente oxígeno hasta tu cerebro puede ser MUY peligroso. Si sientes un mareo constante, y tu cuerpo se cubre con gotitas de sudor frío, ¡NO ignores estos síntomas! Es posible que tu cuerpo te esté enviando una señal de ALARMA.

5. Presión en el pecho

La presión e incomodidad en el pecho, sobre todo si es muy fuerte y/o constante, es una clara e inequívoca señal de que algo malo está sucediendo. Los síntomas se irán incrementando poco a poco, hasta que te será muy difícil no prestarles atención. Si aún así decides ignorarlos, el resultado puede ser fatal… Tu cuerpo ha hecho todo lo posible por alertarte con tiempo de un inminente ataque cardiaco.

6. Síndrome del invierno eterno.

Otra señal que puede alertarte de la proximidad de un ataque cardíaco es la aparición frecuente de síntomas de gripe, así como la sensación inexplicable de frío. Muchas personas que han sobrevivido a un ataque cardiaco confirman haber experimentado estos síntomas antes del ataque. Así que, si se te manifiestan, además de los síntomas previamente señalados, no los pases por alto.

¿Qué hacer, si se presentan estos síntomas?

Acude de inmediato al médico, si has experimentado dos o más de estos síntomas, no temas buscar ayuda. Tu mejor arma, para combatir a este enemigo silencioso, es saber reconocer las señales que te emite tu propio cuerpo, para poder tomar las medidas necesarias. ¡Nunca es demasiado tarde! Revisa tu estilo de vida y cuida tu alimentación.

Comparte este importante post con tus amigos y familiares, para que puedan reconocer esta enfermedad a tiempo. ¡Tu salud está en tus manos!