Pasos para hacer fruta deshidratada en casa

Averigua cómo hacer una rica fruta deshidratada casera. ¡Te encantará!

Las frutas son un alimento muy delicioso y saludable que debe formar parte de nuestra dieta diaria, por su alto valor nutritivo, aporte de vitaminas, minerales y fibra. Las puedes consumir en el desayuno o en la merienda, y son un alimento indispensable, si sientes ansiedad por consumir algo dulce. La variedad de frutas es inmensa, pero también es cierto que su disponibilidad depende de la temporada de la cosecha. ¿Te gustaría poder disfrutar de tus frutas preferidas en cualquier época del año? Pues, Quepasada.cc te propone una manera perfecta de prolongar la posibilidad de saborear ricas frutas por más tiempo.

Este método es sumamente sencillo, y el resultado es absolutamente delicioso. Para conservar el valor nutritivo de tus frutas, solo tienes que deshidratarlas. Este proceso evitará que continúe su maduración. Solo unos pocos pasos, y tus frutas de estación estarán ante ti cada vez que desees satisfacer tu deseo de probarlas.

¿Cómo hacer tu propia fruta deshidratada casera?

Si realizas este proceso en casa, podrás garantizar que todo sea totalmente natural, y por ende, más saludable, ya que la fruta deshidratada de los supermercados puede contener algún compuesto químico o edulcorante que no es bueno para tu salud, así como agregados de harina, que pueden ser dañinos para las personas con enfermedad celíaca.

Elige las frutas orgánicas que son las mejores, así evitarás ingerir algún compuesto químico, añadido para acelerar el crecimiento y maduración de la fruta. Debes prestar mayor atención al procedencia de la fruta, especialmente si el alimento está destinado a los pequeños de casa.

Este método te permitirá ahorrar buen dinero, pues la fruta deshidratada suele ser un poco cara, sobre todo si se trata de una fruta exótica o de estación limitada. Estos sencillos pasos te enseñarán cómo hacerlo. ¡Manos a la obra!

1. Primeramente, debes auxiliarte de un horno de cocina convencional. También puedes secar las frutas al sol, durante varios días. Si utilizas este último método, más natural, deberás cubrir las frutas con un paño de tela, para evitar a los insectos. Si dispones de gran cantidad de fruta y deseas comercializarla, tal vez, requieras de una buena inversión para los deshidratadores eléctricos.

2. Lo siguiente es seleccionar las frutas que deseas deshidratar. Si vas a consumirlas con cáscara, (peras, melocotones o fresas), debes lavarlas bien, antes de procesarlas, o pela aquellas que lo necesiten (como la piña, el mango o la manzana).

3. Luego corta las frutas en pequeñas rodajas, de 2 a 3 milímetros cada una, y distribúyelas en una fuente o rejilla para horno.

4. La temperatura del horno debe ser de 60°C. Deja la puerta del horno ligeramente entreabierta (unos 5 centímetros) para que pueda escapar la humedad. Si tu horno dispone de un ventilador, no necesitarás abrir la puerta para eliminar la humedad.

5. Las frutas estarán listas luego de 1 hora y media.

Un consejo: Si deseas elaborar snacks saborizados, solo tienes que agregarle a las rodajas de fruta algunas especias, antes de colocarlas en el horno. Para ello puedes auxiliarte de un bol, donde mezclas bien la fruta con las especias, para que quede una mezcla homogénea. De esta forma puedes preparar manzanas con canela, o calabacín con pimentón, o papas con paprika… Las opciones son muchísimas, ¡Todo depende de tu imaginación!

Por último, almacena la fruta deshidratada en frascos herméticos, y podrás disfrutarlas por un periodo de 6 meses ¿No es maravilloso? Como ves, el proceso es muy simple y el resultado es delicioso, así como saludable. Comparte este consejo con tus amigos, para que ellos también puedan disponer de sus frutas favoritas todo el año.