Niña con tumor en la garganta

Al despertar, la niña sintió un dolor en la mandíbula. ¡Fue el mejor día de su vida!

Melissa Delgado Braga, la pequeña protagonista de nuestra historia, de apenas tres añitos de edad, sólo recientemente, y por primera vez, pudo hablar, comer y reír, sin interferencias. La razón: su cuello y mandíbula inferior estaban ocupadas por una enorme neoplasia.

La mandíbula de Melissa estuvo muy hinchada durante los últimos dos años, al punto que su tumor fue denominado «La segunda cabeza». ¡Dicho sea de paso, el horrible tumor llegó a pesar dos kilos y medio! Para una niña de tres años, esta fue una prueba monstruosa…

En el año 2014, cuando todavía el tumor era muy pequeño, fue investigado por unos médicos brasileños. Se demostró que se trataba de un mixoma, un tumor benigno que por lo general se produce en el corazón. En este caso, a la desafortunada niña le salió en la mandíbula inferior.

Debido al lugar donde estaba enclavado, los médicos no pudieron retirarle el tumor sin destruirle el hueso de la mandíbula. El mixoma se convirtió en una carga insoportable para la niña. Con el tiempo, la chica apenas podía mantener la cabeza erguida, ya que el tumor la halaba constantemente hacia abajo.

De acuerdo con los médicos del hospital local, Melissa simplemente no habría sobrevivido a tan importante operación, debido a su débil sistema inmune. La pequeña no era capaz de comer normalmente, y constantemente sufría de desnutrición. ¡Afortunadamente, las redes sociales vinieron en su rescate!

Gracias a la web, unos cirujanos plásticos de Estados Unidos se enteraron de las desgracias de la niña. Uno de los mejores especialistas de la Universidad de Louisiana acordó operarla, y una organización benéfica, sin ánimo de lucro, pagó los gastos de la operación, incluyendo el alojamiento de la niña y su familia.

Al final, resultó que el mixoma de Melissa fue el más grande en la historia de la medicina. ¡Al ver a la pequeña con vida, incluso los profesionales con mayor experiencia quedaron sorprendidos! ¡La monstruosa excrecencia, de hecho, se parecía a una segunda cabeza!

Los familiares de Melissa estaban conscientes del riesgo que correría la pequeña al entrar al salón de operaciones. Pero la pobre no tenía otra opción. Al aceptar la proposición de los médicos estadounidenses, toda la familia Braga esperaba con ansias los resultados de la operación.

Afortunadamente, la cirugía de ocho horas fue todo un éxito. Ahora la chica es capaz de alimentarse por sí misma y hablar. Aunque Melissa todavía no sonríe con demasiada facilidad, pues las cicatrices de la cirugía le causan algunas molestias y dolor, el progreso, como se suele decir, ya está dado.

Los familiares y los médicos creen que la niña ya está fuera de peligro. ¡El siguiente video te mostrará la increíble historia de la curación de Melissa!

No hay duda de que, sin los avances de la medicina moderna, tal vez el destino de esta pequeña hubiera sido otro. Por suerte, a la niña le tocó vivir en esta época, y cayó en unas excelentes y profesionales manos. ¡Ahora Melissa está a la espera de un futuro feliz!

¡Si esta historia te ha sorprendido tanto como a mí, compártela con tus amigos de las redes sociales!