Musulmán ayuda a niños enfermos

¡En 20 años, 10 niños fallecieron en casa de este musulmán! No pienses mal… ¡Este hombre es un ángel!

Mucha gente conoce a Mohammed Bzik, de 62 años de edad, residente de Los Ángeles, CA. Este hombre con barba, que, a primera vista, parece fuerte, formidable e inflexible, detrás de su bruta expresión, esconde un increíblemente buen corazón. ¡Durante más de 20 años, Mohammed se ha hecho cargo del cuidado de niños con enfermedades terminales!

En los brazos de Bzik caían niños solitarios y abandonados que, de otro modo, habrían muerto míseramente en una cama de un hospital. ¡Sin embargo, gracias a él, tal vez, por primera vez, conocieron lo que era el amor y la protección!

Él inició esta labor humanitaria en la década de 1980, en compañía de su esposa Don, quien, hace quince años nos dijo adiós. Sin embargo, este golpe no lo detuvo, y hoy continúa solo su noble causa.

Mohammad no sólo se preocupa por los niños que tiene bajo su cuidado. Su propio hijo, Adam, de 19 años de edad, es totalmente dependiente de su padre. El joven sufre de osteogénesis imperfecta, una patología que hace que los huesos sean muy frágiles y débiles.

Ahora, Mohammed se encarga de una chica de seis años de edad, que nació sorda, ciega y paralítica. La pequeña necesita atención constante, y Bzik es uno de los pocos cuidadores en California, que tiene una certificación completa para el trabajo con niños con discapacidades.

El médico, que ha observado a estos niños desde que nacieron, dice que están vivos sólo gracias a los esfuerzos de Mohammed. Por otra parte, en la vida de estas criaturas finalmente aparecieron momentos de felicidad. Al oír tales comentarios favorables, uno logra entender por qué a este anciano musulmán lo llaman «ángel».

Cuando le preguntan por qué lo hace, el hombre responde que todos los niños necesitan una familia. ¡Para Mohammed no hay otra razón! El trabaja por el bien de los niños, viendo a cada bebé adoptivo como suyo propio.

Los médicos definen a Bzik como «un hombre con un corazón enorme». Se dice que sólo él es capaz de ayudar a los niños enfermos a vivir sus últimos días felizmente, y en paz. ¡A eso se le llama heroísmo genuino!

¿Qué opinas de Muhammad y su trabajo? Comparte tu punto de vista en los comentarios, y la historia con tus amigos. ¡Si en el mundo nuestro existieran más personas como él, nuestro mundo fuera un mundo mejor!