Ardilla recién nacida es salvada de la calle por un hombre

Este hombre rescató a una ardilla recién nacida… ¡Ahí está su recompensa!

Diariamente, en el mundo suceden cosas maravillosas, actos de buena fe que, sin duda, merecen la mejor recompensa. ¡Qué pasada! te propone conocer un claro ejemplo de ello.

Un caluroso día, mientras Jeff Longo caminaba por una calle de la Florida, algo llamó su atención. Al acercarse, descubrió un pequeño animalito recién nacido, de solo 3 centímetros de largo. ¡El diminuto ser resultó ser una ardilla!

El hombre sintió pena por la criatura, que yacía abandonada en el suelo caliente de la calle, por lo que decidió salvarla y llevarla consigo a su casa. Jeff no tenía idea de cómo criar a la bebé ardillita, pero aun así lo iba a intentar… La bautizó con el nombre de Biscuits.

Nadie apostaba por la supervivencia de la ardilla. Su esperanza de vida era muy baja, debido a que era demasiado pequeñita cuando Jeff la encontró. No obstante, este hombre estaba decidido a intentarlo todo para cuidar de ella. Para sorpresa y regocijo de todos, Biscuits superó el reto, sobrevivió y creció saludable. ¡Hoy ambos disfrutan de la mejor amistad del mundo!

¿Deseas conocer la historia de Biscuits?

Jeff Longo encontró a una pequeña ardilla de tan solo 3 centímetros.

El animalito aún ni había abierto los ojos…

Gracias a la dedicación y cuidado de este buen hombre, Biscuits finalmente abrió los ojos…

Esta simpática ardillita adora que le acaricien su barriguita…

Se ha hecho amiga de todos en casa…

Siempre está bien alimentada…

Al crecer, obtuvo su propio espacio en la casa…

Le gusta disfrutar con sus propios juguetes…

¡Jeff y ella se divierten juntos y la pasan de maravillas!

Ahora, son los mejores amigos… ¡Inseparables!

¡Su lugar favorito es el bolsillo de Jeff!

Es una ardillita muy curiosa e inteligente. Le gusta jugar con otros juguetes, con los cuales aprende más…

Ya es toda una ardilla. ¡Ha crecido bastante! ¿No crees?

No hay duda de que Jeff fue recompensado con el mejor regalo del mundo: la entrañable y fiel amistad de su pequeña Biscuits. Ayudar a un animal, cuando este más lo necesite, debería ser nuestro deber #1. Comparte este post con tus amigos para que conozcan la historia de esta ardillita, rescatada del pavimento caliente cuando apenas era una bebé recién nacida.