Niña que duerme demasiado

Cuando su inquieta hija por fin se durmió, ella lanzó un suspiro de alivio. Sin embargo, al día siguiente…

El sueño es muy importante para los niños pequeños. Podría decirse que esta es la faceta principal de esta etapa del desarrollo. Después de todo, si la criatura no duerme bien, no crece bien, y estará irritable todo el día…

Con el descanso de los infantes viene el descanso de los adultos. Ese es el momento de tomar un respiro y regresar a la normalidad. Pero, con Anna, la pequeña protagonista de nuestro artículo de hoy, no es así. ¡Alexandra, la madre de la niña, daría cualquier cosa en el mundo, por tal de que su hija durmiera menos!

Todo comenzó cuando Anya tenía sólo cinco meses. La pequeña era muy inquieta, por lo que los momentos de sueño eran toda una bendición para su mamá. ¡Sin embargo, ella nunca imaginó que una simple siesta podría postergarse por dos largos días!

Hoy en día, Anna se encuentra bajo un constante seguimiento médico. La nena duerme todo el día, algo que puede suceder durante días. ¡De tanto dormir, la pequeña solo se alimenta la mitad de lo que lo haría en condiciones normales!

Cuando Anya se queda dormida, despertarla es simplemente imposible. Lo peor de todo, es que su respiración durante el sueño suele ser dificultosa. Por otra parte, estos problemas, con el paso de los días, sólo se incrementaron.

Anya pasa la mayor parte del tiempo en el hospital. Incluso, en los días raros que está en casa, la niña permanece conectada a un oxímetro de pulso. Los padres temen que, tarde o temprano, el corazón de su hija se rinda, y caiga en un sueño eterno.

Los médicos no comprenden la razón de esta extraña enfermedad. Algunos de los síntomas son similares al Síndrome de Kleine-Levin (Síndrome de la bella durmiente), pero otros no. Hasta ahora, a los médicos sólo les resta mantener estables los signos vitales de la niña.

Fuera lo que fuese, los padres de la Anna no pierden la esperanza. ¡Los avances de la ciencia van a millón, y, ¿quién sabe?, tal vez en un futuro, los especialistas logren entender lo que está mal con ella, para poder ayudarla!

Tal vez, nunca antes tiene la frase: «prisionero en los brazos de Morfeo» me había sonado tan aterradora. ¡Ojalá, la pequeña encuentre bien pronto una solución a su problema!

¿Tú qué opinas acerca de esta historia? Comparte tu punto de vista en los comentarios, y con tus amigos de las redes sociales.