Compartir

La madre dejó a su hijo con un defecto de apariencia en el hospital. Ahora el chico tiene 20 años, y es un novio envidiable

Hace 20 años, nació un niño inusualmente feo en el hospital de maternidad de Rostov. El pequeño Alexander nació con labio leporino, una característica genética desagradable, sí, pero de ninguna manera crítica. La medicina moderna ya es capaz de corregir estos defectos de apariencia con muy buenos resultados. En todos los demás aspectos, el niño era completamente normal. Los médicos informaron de este problema a la madre, Irina, que además era maestra. ¡Los especialistas nunca esperaron que esta noticia se convirtiera en un motivo para que la madre abandonara a su hijo en la maternidad!

© Depositphotos

NIÑO FEO

Irina tenía una familia fuerte y de pleno derecho. El esposo la adoraba, y a la mujer le iba bien en la escuela. Además, en ese momento, su hija mayor, Lena, vivía con la pareja. Nadie sabía por qué Irina había decidido dejar a su hijo en el hospital. Un labio leporino está bien lejos de ser el peor defecto en apariencia, ¡especialmente considerando que, por lo demás, el bebé era un niño sano!

© Depositphotos

Como resultado, Alexander (Sasha) fue llevado a la casa de niños sin amparo filial, ubicada en la región de Rostov, donde el bebé pasó los primeros tres años de su vida, ganándose la reputación de niño insociable. Los posibles padres adoptivos se alejaron de él: nadie se sintió tentado a adoptar un bebé con labio leporino. Esto continuó hasta que Tatyana Sorokina y su esposo llegaron a ese lugar.

‡агрузка...
Gettyimages

UN ENCUENTRO QUE CAMBIARÍA SUS VIDAS

La pareja se disponía a adoptar un niño. Sasha y Vova, otro bebé con labio leporino, fueron los últimos en ser mostrados. Los empleados ya se habían acostumbrado a la idea de que estos dos pobres angelitos estarían condenados a vivir dentro de los muros del orfanato. Tatyana Sorokina se quedó sin aliento al ver las caras de los niños mutiladas por este defecto. La mujer consultó con su esposo y decidió ir primero a una consulta con los médicos.

Gettyimages

Los médicos de Rostov alentaron a los cónyuges. Según los expertos, no sería fácil rectificar la situación, y los trabajos de restauración requerirían mucho tiempo y dinero. Sin embargo, todavía era posible tratar el labio leporino. Inspirados por la esperanza, Tatyana y su esposo regresaron al orfanato, donde emitieron documentos inmediatamente para Sasha y Vova.

Gettyimages

FINAL FELIZ

Fueron años difíciles para la familia. Médicos, pruebas, operaciones… Al principio, los chicos iban al hospital cada seis meses. Sasha tuvo que trasplantar cartílago de la cadera al paladar para tratar el labio leporino. ¡Encima de todo, Tatyana también tenía que ganarse la confianza de los niños! Y la mujer hizo hasta lo imposible. ¡Sasha y Vova realmente se encariñaron con ella, como si fuera su verdadera madre!

© Depositphotos

Los médicos no mintieron. A la edad de 20 años, no quedaba ni rastro del labio leporino. Los chicos se volvieron alegres, apuestos y envidiables pretendientes. Fue entonces cuando Tatyana se enfrentó a otra prueba. Sasha estaba entusiasmado con la idea de encontrar a su verdadera madre. Para honor de la pareja Sidorov, debemos señalar que no ocultaron nada a su hijo adoptivo. Armado con la dirección de Irina, el chico fue a la tan esperada reunión.

© Depositphotos

MALA MADRE

Pero Irina claramente no estaba preparada para tal reunión. La mujer se negó a dejar pasar a Alexander al umbral, se puso histérica. A través de la puerta, Irina gritó que no tenía hijo y que tenía solo a su hija Lena. Sí, no en vano dice la gente: ¡Madre no es la que dio a luz, sino la que crió!

¿Qué crees de la actitud de esta mujer? Exprésanos tu opinión en los comentarios, danos un Me Gusta y no olvides compartir este enlace con las amistades de las redes sociales.

Загрузка...