El típico apartamento japonés

Ella se fue a trabajar a Japón. ¡Cuando abrió la puerta de su apartamento alquilado, no podía creer lo que vio!

¡Viajar es muy divertido! Conoces lugares nuevos, cosas interesantes, otras culturas y costumbres distintas a la tuya… ¡Vives temporalmente una vida diferente!

La protagonista del video de hoy es una chica europea, quien se fue a trabajar a una de las ciudades más grandes del mundo: Tokio. Para ello, ella tuvo que alquilar un apartamento que se ajustara a sus términos de precio y calidad, para vivir bajo las mismas condiciones de vida del habitante promedio de la ciudad.

Lo primero que le impactó fue el estilo de construcción japonés. Cada vez que doblaba la esquina, no podía evitar golpearse la cabeza contra el marco de una puerta.

En la entrada hay una pequeño y bonito rincón. Según la creencia de los japoneses, esta es una forma de agasajar y dar cobijo a los invitados, para que les agrade el apartamento.

Una característica importante de las casas japonesas es el Genkan. Esta es una pequeña zona, al mismo nivel del exterior, designada para dejar los zapatos sucios y los paraguas mojados. El resto de la residencia está a un nivel superior.

A continuación, la vivienda se compone de un pasillo estrecho, que concluye en una cortina, dando paso a una habitación…

Aquí, una única ventana, que se encuentra cerca de la cama.

Las personas suelen sentarse en el suelo. Para ello, la habitación tiene una almohada especial.

Los japoneses les dan un gran valor a los espacios verdes de la casa. Por eso, es común encontrar adornos colgantes en las paredes, en aras de ahorrar el valioso espacio del suelo.

Una liebre cerca del interruptor. Otro buen detalle por parte de los anfitriones.

En la esquina, un tótem que hace las veces de refrigerador, horno microondas y hervidor de agua.

Los japoneses son muy aficionados a los balcones. Así es. Y por lo general, el balcón se localiza justo al otro lado de la cama.

Cuando el balcón es demasiado pequeño, siempre puedes colocar un palo para secar la ropa…

Así lucen las casas vecinas.

Volvamos a la vivienda. En el pasillo hay un armario multipropósito.

Pero si eres amante de las grandes colecciones de ropa, este espacio no te será suficiente…

Justo al lado, escondida, se encuentra una pequeña cocina. Así mantendrás ocultas las cosas a la vista, cuando no se están usando.

En el lado opuesto de la sala podrás encontrar un baño, del tamaño del baño de un avión de primera clase. Sin embargo, el diseño del inodoro, el lavado y la ducha, está hecho a la medida.

Y, por último, el toque final: La señal Wi-Fi está disponible en el apartamento a través de un dispositivo portátil, que se conecta a un tomacorriente. De esta manera, te libras del reguero de cables, no tienes que estar atado a un solo sitio. Tu dispositivo puede funcionar varias horas conectado a una batería…

Como se mencionó anteriormente, este tipo de viviendas es bastante común en Tokio. Algo más elegante solo pueden permitírselo las personas con altos ingresos. No obstante, la comodidad depende de un buen ajuste de los interiores del apartamento. Eso ya es cosa de cada cual…

Si este post te ha resultado interesante, compártelo con tus amigos. Tal vez les venga bien inspirarse en el diseño minimalista de los japoneses, para darle un nuevo look a sus casas…