Cosas que te obligan a creer en el destino

La novia huyó de su boda y se adentró en el metro. Su destino la esperaba en el vagón…

¿Crees en la suerte y el destino? Si bien es cierto que por mucha suerte que te desee la gente, el día de tu cumpleaños, la mayoría de las veces, la muy caprichosa suele seguir de largo, a veces esta te puede sorprender, y de qué manera…

¡Qué pasada! te propone conocer diez increíbles historias, donde la vida de sus protagonistas cambió radicalmente, debido a un pequeño golpe de «suerte». ¿Será cosa del destino?

Esta chica se mudó a un apartamento alquilado y vivió allí por dos semanas. Una vez, decidido organizar un día de spa y se empavesó de pies a cabeza con lodo de color azul. ¡De pronto, alguien entró en el apartamento!

Historias sorprendentes

  1. Yo estaba «vestida» de color azul, al estilo del personaje de Avatar, cuando mi mirada se cruzó con la de esa otra persona, desconocida para mí. Me escondí en la cocina y agarré un cuchillo. El joven agarró el extintor de gas. Frente a frente, intentamos averiguar quién era quién, y por qué estaba en aquel lugar.

    El chico resultó ser… el dueño del apartamento, el que su abuela, quien soñaba con organizarle la vida familiar a su nieto, me alquilara poco tiempo antes. Todavía recuerdo nuestro enfrentamiento aquel día. Del apartamento nunca me mudé…

  2. Cerca de mi casa, vagaba diariamente un vagabundo. Un día se me acercó, y me pidió dinero para comprar un boleto de lotería. No lo creí, pero le di el dinero.

    Al otro día, se me acercó y me devolvió el dinero, diciendo: «¡Te lo agradeceré toda la vida! ¡Compré un boleto de lotería y gané 250.000! ¡Gracias!».

    Honestamente, casi lloré. Me alegraba mucho saber que una pequeña cantidad de dinero le haya sido de tanta ayuda a un hombre tan necesitado, para poder encaminar su vida.

  3. Cerca de mi casa hay un pequeño parque. Mi hermana y yo amábamos caminar cerca de allí. En el parque hay un lugar místico, donde mamá conoció a nuestro padre, y mi hermana conoció a su actual marido. Pues hoy, en este mismo lugar, me tropecé con un joven. Él se disculpó y me ayudó a ponerme de pie… ¡Ahora toda mi familia se está preparando para la boda!
  4. Hace un par de días, nuestro gato Freddy desapareció. Mi esposo dijo que escapó para morir, porque ya tenía 13 años de edad. Nuestro hijo de 5 años lo extrañaba mucho, y no hallábamos como explicárselo.

    Ayer mientras caminamos, planeaba en mi cabeza lo que le iba a decir, cuando de repente escuché la voz de mi hijo: «¡Mami, mira!». En sus manos estaba un pequeñito «clon» de Freddy, una adorable copia de nuestra mascota. Ahora el nuevo Freddie vive con nosotros, y mi hijo afirma que el viejo gato se transformó en uno más joven…

    Se van a reír, pero mi marido y yo estamos pensando: ¿Y si es verdad que los gatos tienen 9 vidas, y en cada una de ellas regresan de nuevo con sus dueños favoritos, bajo un nuevo disfraz?

  5. Una vez más, estoy convencida de que a la vida le gusta hacer bromas. Mi hermana mayor tuvo una relación de 5 años con su novio, se separaron y luego se casó con Alexander. Mi hermano estuvo de novio con una chica durante 8 años, ellos se separaron, y luego él conoció a otra chica maravillosa, llamada Alexandra…

    Yo estuve con un joven durante 3 años. Hace poco rompimos, y luego conocí a otro. Adivinen, ¿cómo se llama?

  6. Me enteré de que mi futuro esposo tenía una amante… el mismo día de nuestra boda. No pude controlarme, rompí en lágrimas y huí. Bajé al metro y viajé sin rumbo…

    Sobra decir que todos los pasajeros miraban atónitos mi hermoso vestido de boda. Una novia, entre «moco y lágrimas», presentaba un espectáculo raramente visto. De pronto, un hombre joven se me acercó, muy decidido para animarme, me tomó de la mano y… me sacó del vagón, con una tranquilidad y seguridad, como si él fuera mi novio. El destino dijo su última palabra… ¡Ahora estoy muy feliz con mi nuevo marido!

  7. ¡Me di cuenta de que él era mi destino, cuando me enteré de que se llamaba Alexander! ¡Y todo porque yo me llamo Alexandra! ¡La tradición continuó, y nuestro hijo también se llama Alexander!
  8. Hasta los 10 años viví en Argentina. Mi mamá y mi tía me contaron que en el jardín de infantes yo tenía una amiga llamada Sofía, y que hasta prometí casarme con ella.

    Desde entonces, muchos años han pasado. Me mudé a Quito, y recientemente conocí a una chica. También se llamaba Sofía, pero al principio no le di a esto la más mínima importancia.

    Con el tiempo nos compenetramos mejor, y le conté la historia del kinder. ¡Increíblemente, mi amor resultó ser… la misma Sofía de mi infancia! Lo prometido es deuda. ¡Pronto tendremos una boda!

  9. De alguna manera perdí mi billetera. En ella había documentos, dinero, tarjetas y hasta una foto de mi gato… Y dos días más tarde, en un minibús, encontré un teléfono. Llamé a la madre del dueño y arreglé una reunión.

    A la reunión asistió el propio dueño del teléfono. No cabe duda de que estaba muy contento de que todavía haya gente honesta. Le conté que había perdido, recientemente, mi billetera, así que sabía de sobra cómo se sentía…

    De pronto veo cómo aquel hombre saca una billetera y me pregunta: «¿No será la tuya?» ¡En ella estaba la foto de mi gato! No tienen ni idea de cómo nos quedamos conmocionados. Las tarjetas, el dinero, todo estaba en su lugar… Desde entonces somos amigos. No por gusto el destino nos ha acercado, ¡y de qué manera!

  10. En otoño, mi madre fue diagnosticada con cáncer. Los doctores dijeron que las probabilidades de recuperación eran pocas. Me quedaba constantemente con ella en el cuarto del hospital, y su gata se quedó sola en casa.

    Eventualmente, me llevé a la gata para el cuarto donde estaba mi madre. El primer día, la gata se acostó sobre mi mamá y durmió allí todo el día. A la mañana siguiente, vinieron a tomarle a mi madre unas pruebas y notaron que la gata no respiraba: había muerto…

    Y al día siguiente, los médicos nos dieron la buena noticia — la enfermedad de mi madre había cedido… ¡Todavía me cuesta creer que presencié una especie de milagro: nuestra gata le devolvió la vida a mi madre! No hallo otra explicación…

¿Y en tu vida, han sucedido cosas tan impresionantes como estas? ¡Si es así, asegúrate de compartirlas en los comentarios abajo, te aseguramos que habrá muchas personas, interesadas en leer sobre ello!