Cáncer de mama — al desnudo

Ella publicó en la red unas fotos atrevidas… 8 horas después, 100 de sus amigos de Facebook cortaron amistad con ella…

Todos sabemos que hay personas a nuestro alrededor que tienen miedo de enfrentarse a la realidad, que atraviesan la vida como un avestruz, con la cabeza enterrada en la arena: «no veo, no oígo, no quiero saber, así que no existe ningún problema»… Pero el problema sigue ahí, pese el enorme deseo de ignorarla…

Según las estadísticas, cada año en el mundo son registrados alrededor de 1 250 000 casos de cáncer de mama. Una cifra bastante aterradora. Dos años atrás, Beth Whaanga, una australiana de 32 años de edad, fue diagnosticada con esta terrible enfermedad. El angustioso resultado le fue dado nada menos que en el día de su cumpleaños. Para Beth, madre de cuatro hijos maravillosos, no le fue fácil aceptarlo. Impactada por la terrible noticia, pensó que su vida había terminado: los médicos le habían detectado el peligroso gen BRCA2, que suele favorecer el desarrollo de tumores malignos de mama y de útero.

Esta valerosa mujer tuvo que someterse a numerosas operaciones, para combatir el cáncer de mama. El tratamiento y el avance de la enfermedad provocaron una notable disminución de su peso corporal. Sin embargo, Beth no se acomplejó por ello, ¡todo lo contrario! Con la frente en alto, ¡decidió mostrarle al mundo entero su triunfo sobre el cáncer de mama!

Junto con la fotógrafa Nadia, emprendió un ingenioso proyecto fotográfico, titulado «¿Qué esconde el vestido rojo de Beth?» El emotivo mensaje, que Beth compartió en una entrevista, decía: «Todos los días nos encontramos con personas que lucen bastante normales pero, en ocasiones, sus cuerpos esconden historias terribles bajo la ropa. Nuestra intención es advertirles a todos que el cáncer ¡puede atacar a cualquiera, pero también puede ser superado!»

Con mucha determinación, Beth se ofreció para una sesión de fotos bastante reveladoras, con la muy noble intención de transmitir su mensaje al mundo. Para revelar su experiencia, ella decidió postear las fotos en su muro de Facebook, compartiéndolas con sus amigos, alertándoles sobre su contenido: «Estas fotos pueden resultar controvertidas, y contienen material topless».

¿Qué crees? Bastaron solo 8 horas de haberse publicados en la red estas imágenes, para que Beth tuviera suscritos ¡103 seguidores menos! A pesar de que su única intención era atraer la atención de sus amistades, especialmente de las mujeres, y alertarles sobre la importancia y la necesidad de un chequeo médico regular.

«Bueno, ignorar — ésta ha sido su elección», — comentó Beth tal reacción de sus «amigos». Sin embargo, la publicación de polémicas fotografías no fue pasada por alto, ¡todo lo contrario! Ha impulsado a numerosas mujeres que superaron la terrible enfermedad, a compartir su triunfo mediante sus propias fotos. Este intercambio masivo de experiencias continúa y sigue el mismo propósito de siempre: recordarle a todas las mujeres que un diagnóstico oportuno ¡puede salvarles la vida!

Es verdad que en el mundo de hoy, muchos tratan de buscar el reconocimiento y la fama, usando y aprovechando todos los medios posibles, pero en el caso de Beth, apoyada por su amiga fotógrafa, las intenciones eran buenas. La reacción de sus amigos (quienes, se supone, deberían ser los primeros en apoyarla y comprender su mensaje) muestra que la gente todavía no está preparada para enfrentar una verdad tan cruda. Sin embargo, tú puedes contribuir a la lucha contra el cáncer de mama, compartiendo este importante mensaje con tus amistades. Y no olvides de escribir y dejar tu opiñón, muy valiosa, en los comentarios. ¿Tú crees que no vale la pena difundir en la página propia tan polémicas imágenes, aunque sean cargadas de buenas intenciones?