Fiesta para una niña moribunda

Sabiendo que este era el último cumpleaños de su niña, sus padres le prepararon una grandiosa celebración.

Digan lo que digan, pero en una familia, todos sus miembros están unidos para siempre y con lazos muy fuertes. Sea cual fuese la relación que reine en el seno de esta, y no importa lo que hayan dicho o hecho, la familia sigue siendo muy importante para todos. Si hay alegría, la comparten entre todos los miembros, y la felicidad se multiplica. Al igual que, en el caso de un suceso doloroso, te apoya mucha gente, y el sufrimiento será menor.

Por desgracia, en la familia de nuestros héroes, Ryan y Heidi, ocurrió un trágico suceso, la enfermedad de su hija Lila. De sus escasos 5 añitos, ella lleva 3 años luchando contra el cáncer. Desafortunadamente, sin éxito. No hace mucho, fue su cumpleaños, probablemente el último de su vida. Así que sus padres decidieron hacerle en este día una fiesta muy especial…

Los médicos dijeron que el debilitado organismo de la niña ya no soportaría por mucho más la quimioterapia, y como el tratamiento no ha tenido éxito, en el mejor de los casos la niña sobreviviría hasta el noviembre, el Día de Acción de Gracias.

Con el fin de hacer inolvidable el último cumpleaños de su niña, sus padres crearon una comunidad especial en Facebook, donde contaron su historia…

Ryan y Heidi contaron con la ayuda de los empresarios locales, voluntarios y gente común. Magnífica fiesta se celebró el 31 de julio.

Debido a que la niña nunca podría tener un baile de graduación ni una boda, pues en esta fiesta lo incluyeron todo…

Todos los gastos fueron cubiertos por donaciones, provenientes de todas partes de Estados Unidos.

La fiesta para Lila,inspirada en el cuento de «Cenicienta», reunió a su alrededor todas las otras princesas de Disney.

El padre le hizo a su hija una «proposición de matrimonio» y bailó con ella un verdadero baile de bodas, para que su hija pudiera vivir lo que nunca en su vida podría suceder.

Ryan dijo: «No hubiéramos podido luchar tanto tiempo por la salud de nuestra hija ni haber hecho esta celebración, sin la ayuda de un gran número de personas. Gracias a todos. Todo fue hecho para darle una razón a mi pequeña para sonreir».

Y ella sonrió…

Esta historia toca hasta lo más profundo del alma. Es muy difícil contener las lágrimas, cuando te enteras de esto. Si estás de acuerdo, cuéntale esta conmovedora historia de Ryan, Heidi y Lila a tus amigos. ¡Unimos nuestras energías y nuestra fe para dar fuerzas para luchar a esta bella niña y a sus padres!