Beneficios del llantén

¡Esta sencilla hierba es uno de los medicamentos más poderosos en el planeta!

¿Quién de nosotros no conoce esta hierba persistente que aparece por doquier y es capaz de sobrevivir en condiciones más adversas. La puedes encontrar en tu jardín, en tu césped, e incluso, en la calzada entre las grietas del pavimento.

Lo cierto es que las «malas hierbas», a menudo, pueden ser deliciosas, si se preparan correctamente. ¡Y lo mejor de todo, son completamente gratis! El nombre de esta maravillosa planta es llantén, y es el más medicinalmente poderoso de las malezas que jamás hayas visto. Aprender a tomar las ventajas de todas sus propiedades – es nuestra misión de hoy.

Las hojas y cogollos de Llanten tienen un enorme potencial de ayudar con los períodos dolorosos, se usan para aclarar la piel de acné y puntos negros, e incluso, en el tratamiento de la artritis. Por miles de años, ha sido su uso como uno de los remedios naturales más eficaces, conocidos por el hombre. Y hay una buena razón para ello.

Beneficios del llantén

1. Cura las heridas.
Es un astringente muy efectivo para las heridas y picaduras de insectos. Machaca algunas hojas de Llanten y aplica en la zona afectada. Envuelve la herida con algún vendaje, para prevenir las infecciones y cicatrices. Toma infusión, preparada de una cucharada de planta seca por taza, 3 veces diarias.

2. Ayuda a la digestión, úlceras, gastritis y colon irritable.
Es la cura más simple para los problemas digestivos: una excelente alternativa a los antibióticos para la acidez estomacal, alergias a los alimentos, o simplemente, la mala digestión. Las hojas de llantén tienen el poder de reducir la inflamación y reparar la mucosa intestinal dañada.

Prepara el jugo de las hojas del llantén: pasa por licuadora una taza de agua fría con dos cucharadas de hojas picadas, cuélalo para tomarlo en ayunas.

3. Ayuda con la congestión y problemas respiratorios.
Rico en sílice, el llantén es un excelente expectorante. Despeja la congestión y mucosidad, alivia la tos y trata los resfriados, entre otras condiciones respiratorias.

Para ello, prepara un jarabe casero, machacando sus hojas y filtrando el líquido obtenido. Mezcla a partes iguales con azúcar y disuélvelo todo al baño María. Toma tres cucharadas al día.

4. Cura para hemorroides.
Las propiedades astringentes del llantén permiten utilizarlo como una cura para las hemorroides. Para ello, toma de 5 a 10 hojas frescas y machácalas completamente hasta formar una pasta. Prepara un ungüento y aplícalo directamente a las hemorroides, para detener el flujo de la sangre y aliviar el dolor. Cubre con una venda adhesiva. Cambia la cataplasma cada 15 ó 30 minutos, según necesidad.

5. Desinfecta cortes y heridas.
Promueve la cicatrización de las heridas y es efectivo en el tratamiento de dermatitis, llagas y pústulas. Una simple hoja fresca de esta planta, bien lavada y aplicada sobre una herida, ayuda a detener el flujo de la sangre, favorece la cicatrización y previene el riesgo de infección.

El llantén, además, es utilizado para tratar y aliviar las infecciones urinarias, problemas de hipertensión y los niveles altos de azúcar en la sangre. Ayuda a sanar trastornos digestivos como las diarreas, gastritis, las úlceras pépticas y el intestino irritable. Es muy útil para aliviar el dolor de las hemorroides y para bajar la fiebre. Con esta maravillosa planta, se pueden preparar enjuagues bucales para curar las heridas de la boca y las encías.

¡Aprende a tomar ventaja de las propiedades de este regalo de la Naturaleza! Y no olvides compartir tus experiencias con tus amigos en las redes sociales.