Compartir

Qué buscar antes de ir a la oficina de registro

El problema financiero en una relación a menudo causa emociones violentas y controversia. El dinero puede causar peleas y separaciones cuando a alguien de la pareja le gusta vivir a lo grande y el otro cuenta cada centavo. Los editores de ¡Qué pasada! te dirán cómo un ahorro de dinero innecesario puede arruinar una relación. Compartiremos una historia extremadamente reveladora de nuestra lectora que enfrentó un problema similar. Ahora sabrás qué buscar en el futuro antes de ir a la oficina de registro.

© Depositphotos

AHORRANDO DINERO

Nuestra suscriptora, Maria, nos contó amablemente sobre su primera cita fallida con un joven. La chica es bonita, cocina bien y se las arregla con la casa, pero no tiene suerte con el matrimonio. Recientemente celebró su 35 cumpleaños y nuevamente sin un ser querido. Sin embargo, Maria pudo comprar un apartamento, repararlo y mudarse a una nueva casa.

Hace unos meses, la chica conoció en la Web a un chico, Víctor, de una región vecina. Resultó que tiene 34 años y aún no está casado. Por lo tanto, creyó sinceramente que este era su destino. Tenía muchas ganas de crear una familia grande y fuerte.

© Depositphotos

Después de una larga correspondencia, Maria e Víctor acordaron reunirse. El chico accedió a venir a visitarla. Además, su ciudad es muy bonita. Al invitar a Víctor, ella, en el fondo de su alma, esperaba la mejor continuación de esta historia: ramos de flores, un anillo de compromiso y un vestido de novia. Sin embargo, para empezar, habría tenido suficiente comunicación agradable con sorpresas románticas.

© Depositphotos

Maria se preparó cuidadosamente para el encuentro de su querido invitado. Por la mañana corrió a la tienda, hizo un menú. Incluso compró unas copas bonitas para no estropear el ambiente con divertidas tazas de lunares. Se maquilló, se peinó y se puso a esperar ansiosamente el mensaje de la llegada del tren. Estaba claro que a ella realmente le gustaba Igor. Quizás incluso se casaría con él. Si no fuera por un caso.

‡агрузка...
© Depositphotos

Codicia masculina

La primera impresión del conocido fue agradable. Víctor agradeció la sorpresa. Los filetes le impresionaron, estaba encantado con la ensalada, pero aún más encantado con la dueña de la casa. Por eso, el chico decidió quedarse un poco más. Después de eso, inesperadamente se encontraron con un problema: la casa se quedó sin comida. «Vamos a hacer las compras. ¡Cocinaré todo!» – ofreció Maria alegremente. Víctor reconoció que el menú anterior era maravilloso, así que se decidieron por él y se fueron de compras. En ese momento, la chica aún no sabía que su primera publicación conjunta no se vería coronada por el éxito.

© Depositphotos

«¡Oh, qué caro!» – Víctor repitió todo, viendo los precios del menú que acababa de aprobar. A pesar de que no se trataba de tanto dinero, quedó claro que el tipo no estaba preparado para esto. Maria, al vuelo, ideó formas más económicas para no poner al joven en una posición incómoda. Pero su compañero todavía se quejaba y luego, para completar, se quejó de las pesadas bolsas.

Sobre todo, Maria se sorprendió cuando, durante la cena, escuchó la frase en su dirección: «Tienes que aprender a no comer tanto. Resulta caro». La chica no quería cambiar sus hábitos alimenticios y volver su estilo de vida más económico. Y el invitado, mientras tanto, encontró nuevas razones para regañar.

© Depositphotos

Pensando cuidadosamente, Maria se dio cuenta de que no necesitaba un novio así. Por lo tanto, empacó resueltamente las cosas de Víctor y le pidió que se fuera. «Debes ir a casa. ¡A la salida!» – dijo la chica, poniendo la mochila del chico fuera del umbral. Con orgullo salió de la habitación. Sin embargo, pronto llamó a la puerta. La joven esperaba cualquier cosa: una disculpa, un remordimiento por su mezquindad, una admisión de que estaba equivocado. Ella estaba dispuesta a perdonarlo.

Pero al final, le esperaba otra gran sorpresa. «Había un trozo de carne en el congelador, comprado con mi dinero. ¡Debes devolverlo!». Maria, inmediatamente, le devolvió la carne y, con alivio, cerró la puerta detrás del invitado.

© Depositphotos

Creo que todos pueden sacar sus propias conclusiones después de conocer el caso de Maria. Una cosa es segura, y es que todos tienen su propia visión de cómo ahorrar dinero. Sería bueno, desde el principio de la relación, descubrir cómo cada socio representa el presupuesto familiar, para evitar disputas y decepciones en el futuro.

¿Qué piensas de esta historia? No dudes en escribirnos tus pensamientos en los comentarios. ¡Danos un Me Gusta y asegúrate de compartir el artículo con tus amistades de las redes sociales!

Загрузка...