Un corazón para los dos

Su hermano murió en un accidente. 10 años después, un secreto fue revelado…

¡La celebración de los 15 años es un día muy especial para cualquier chica! Muchas esperan ansiosas esa inolvidable fecha. Tal vez no para todas se cumplen las expectativas, pero la texana Monique Salinas nunca olvidará ese día. ¡Su más preciado sueño se había cumplido!

Cuando Monique tenía solo 5 años de edad, sufrió una gran pérdida. La familia Salinas recibió un duro golpe del destino: un accidente de coche se llevó la vida del pequeño Mike, el hermano menor de Monique.

Para la chica fue muy difícil sobrellevar la muerte de Mike. Era solo un año menor que ella, y eran los mejores amigos del mundo. Monique todos los días le pedía a Dios el regreso de su hermanito y, aunque ya habían pasado 10 años desde su muerte, y el tiempo ha calmado el dolor de la pérdida, ella siempre lo guarda en sus recuerdos.

Pasaron los años, y la chica ya se preparaba para celebrar su 15 aniversario. Esta fecha es muy especial para las niñas hispanas pues, según la tradición local, a esta edad, ellas transitan hacia la adultez. Y aunque Monique vive con su familia en los EE.UU., la chica no olvida sus raíces, y este día era muy importante para ella.

Poco antes del acontecimiento, le preguntaron a la homenajeada, qué regalo le gustaría recibir. La chica respondió que no necesitaba ningún regalo, lo único que quisiera que, de alguna forma, Mike estuviera ese día a su lado.

¡Increíblemente, pero su deseo se hizo realidad! Resultó que, después de la muerte de su hijo, los padres de Mike y Monique habían realizado un gesto muy noble. Habían donado los órganos del niño para salvar otras vidas.

Hoy día, el corazón de Mike latía en el pecho de Aubrey Reeves, una niña de 8 años de edad que había nacido con una enfermedad cardíaca congénita. Sin un trasplante la pequeña habría muerto en poco tiempo. Dos trasplantes anteriores no fueron exitosos, su organismo los rechazaba. Solo el corazón de Mike fue aceptado por el cuerpo de Aubrey como si fuera propio.

La donación fue anónima, por lo que las familias Salinas y Reeves no sabían nada la una de la otra. Sólo 10 años más tarde, los padres de Monique fueron capaces de encontrar a la chica que portaba el corazón de su hijo.

Cuando Monique conoció la historia de Aubrey, no pudo contener sus lágrimas. Después de todo, ella siempre soñó que Mike estaría de nuevo a su lado. ¡Al abrazar a la chica, pudo sentir el sonido de su corazón!

¿Quién dice que los sueños no se cumplen? Si deseas algo con muchas fuerzas, sin duda podrás alcanzarlo, tal como le sucedió a esta chica. ¡Comparte su historia con tus amigos para que disfruten de una fiesta de 15 cumpleaños inolvidable!