Mujer busca a su hija

La secuestraron y enviaron a un burdel. Esto es lo que su madre ha hecho durante los siguientes 15 años…

Hace una década y media, la vida Susana Trimarco, residente de Argentina, estaba llena de dicha. La mujer estaba felizmente casada, tenía una hija y esta felicidad creció más aun, con la llegada de su nieta.

Pero, el 3 de abril de 2002, esta idílica vida de Susana terminó. Su hija, María de los Ángeles Verón, de 23 años, también conocida como Marita, fue secuestrada directamente de su casa.

Desde entonces, la mujer ha dedicado todo su tiempo y esfuerzo en buscar a su hija desaparecida. Hoy, 15 años después, el nombre de Susana pende como la espada de Damocles sobre la espalda de criminales y funcionarios corruptos, que viven en su patria. ¡Esta madre solitaria, pero persistente, se ha convertido en un serio obstáculo para los bandidos que lucran con la trata de personas!

Hoy podemos decir con confianza que Marita, secuestrada en la provincia argentina de Tucumán, se vio obligado a practicar la prostitución. 15 años atrás, se prestaba muy poca atención a la trata de seres humanos. ¿Y qué podría hacer una mujer lisiada contra tales criminales? ¡Oh, qué mal calcularon los muy sinvergüenzas!

Susana hizo de todo, durante la búsqueda de su hija. Vestida como una mujer corrupta, llegó a los burdeles, cuyos dueños ni siquiera trataban de enmascarar la verdadera naturaleza de sus establecimientos.

Al encontrarse con las chicas de burdeles, la desafortunada madre hizo todo lo posible para sacarlas de esa esclavitud sexual. ¡Por lo general, tuvo bastante éxito!

Varias veces, Susana estuvo sobre la pista de su hija, pero esta siempre se le escapaba. La chica fue trasladada de Tucumán a otra provincia de Argentina, y posteriormente enviada a España. ¡Mientras tanto, la «cruzada» de una sola mujer contra la esclavitud sexual atrajo la atención de muchas personas, que no quedaron indiferentes!

En 2007, gracias a las acciones de Susana, se creó la Fundación «María de los Ángeles», en memoria de su hija desaparecida. Con ayuda de la misma, hoy, la mujer ha salvado a más de 9.500 chicas, arrebatándolas literalmente de las manos de los bandidos. Especialmente revelador fue el caso de Andrea da Rosa, de 15 años, secuestrada en Brasil. ¡Sólo gracias a la intervención personal de Susana, la esclava sexual se salvó y volvió a la vida normal!

En 2010 murió el marido de nuestra heroína. El hombre no pudo volver a ver a su hija. Hoy, la lucha de Susana junto a su nieta Mikaela continúa. Describiendo sus vidas, la mujer dice que a su nieta le arrebataron la madre, literalmente, y a ella misma una hija. Y lo ha dicho: «No me retiro hasta saber el paradero de mi Marita».

La desesperada madre no cree en la policía ni en el servicio civil. Por desgracia, los funcionarios locales y los guardianes del orden suelen estar estrechamente involucrados con los contrabandistas, y en todos los sentidos tratan de «cubrir» a los sinvergüenzas poniendo obstáculos en el camino a la verdad. Durante los años de comunicación con ellos, Susana aprendió a entender con precisión cuando un policía o un burócrata están mintiendo, y cuando está diciendo la verdad.

Dos veces a nuestra heroína han tratado de matarla, justo en medio de la calle. Y dos veces más han estado a punto de robarle a su nieta, una vez cuando todavía era una bebita, y otra vez hace unos años.

Las acciones de esta madre solitaria no sólo causaron una respuesta mundial, sino que también llevaron a detenciones importantes. Gracias a ella, 13 criminales dedicados a la esclavitud sexual recibieron sanciones serias. ¡No es de extrañar que Susana sea odiada en los círculos criminales!

Cuando Trimarco estaba comenzando su «cruzada», todos estaban seguros de que la desesperada madre no lograría nada sola. Hoy en día, los vínculos fuertes con el gobierno no siempre salvan a los criminales, porque Susana incluso ha llegado hasta el presidente.

¡Desde el fondo de nuestros corazones, esperamos que la búsqueda a largo plazo de esta mujer ser coronada con éxito, y finalmente sea capaz de abrazar su hija «pérdida», junto a su nieta!

¿Te ha tocado hondo este artículo? Compártalo con tus amigos de las redes sociales.