Tipos de obesidad

6 tipos de obesidad: Las verídicas historias contadas por las pulgadas adicionales de tu cuerpo.

La obesidad es uno de los trastornos metabólicos más frecuentes que afecta la salud de muchas personas en el mundo. Los trastornos metabólicos son la causa de la aparición de otras enfermedades derivadas, por lo que se debe prestarle mucha atención desde la etapa temprana de la enfermedad, para elaborar y ajustar un adecuado plan de acción «Cómo lidiar con el exceso de peso».

Pero no te alarmes, no se trata de llegar a los extremos, imponiendo dietas estrictas que pueden acarrearte problemas adicionales en el organismo. La idea es que, antes que todo, consideres que existen varios tipos de obesidad, y que luchar con cada uno de ellos se debe, según sus características y particularidades. Teniendo en cuenta la importancia del problema, Quepasada.cc ha traído esta clasificación que te ayudará a encontrar la causa de los centímetros demás en tu cuerpo, pero trabajar sobre ellos, ¡eso ya está en tus manos!

Tipos de la obesidad

1. Obesidad general del cuerpo
Los depósitos de grasa en todas las áreas del cuerpo indican que esta persona ama comer bien. Comer en exceso — es un problema que enfrenta una gran cantidad de personas que simplemente no pueden resistirse a la tentación de una deliciosa comida. ¡El resultado es más que obvio! Es necesario revisar su dieta y reducir las porciones de alimentos. Y ayudará en esa faena un método conocido por todos — beber dos vasos de agua 30 minutos antes de comer.

Nada se puede hacer contra esto, pero en la lista negra deben quedarse incluidos los dulces, pastelería y alimentos de alto contenido de grasas. Con el tiempo, una nutrición adecuada, acompañada de incluso pequeña carga de ejercicios, ¡te traerán resultados esperados!

2. Panza Pequeña
Los trastornos digestivos se originan debido a la interferencia constante de estrés, la depresión y la ansiedad, y la costumbre de calmarlos o contrarrestarlos con el alimento. En este caso, se hace necesario lograr un estado mental de paz y equilibrio. Haz ejercicios de relajación, lee más, camina — en fin, haz todo lo que te traiga alegría y placer. ¡No permitas que los pequeños problemas de la vida afecten tu estado de felicidad!

3. Obesidad en los glúteos
El exceso de volumen en las caderas sugiere la presencia de un desequilibrio hormonal o la menopausia. Es necesario reimpulsar tu metabolismo, por lo que debes moverte más y olvidarte de los malos hábitos.

4. Desequilibrio metabólico aterogénico
Por lo general, en este tipo de obesidad la grasa es acumulada en la cavidad abdominal, lo que puede conducir a los problemas respiratorios. ¿Cómo deshacerse del vientre no deseado? El secreto es sencillo: más movimiento y menos comida chatarra.

5. Obesidad en los canales venosos
Este tipo de obesidad se hereda genéticamente, pero eso no significa que debes hacerte de la vista gorda ante este problema. Cuando notas que la grasa se acumula en las piernas, significa que se necesita una fuerte carga física sobre esta parte del cuerpo. Comienza con algo tan «pequeño» como las escaleras. Recuerda, ¡el ascensor es un reconocido enemigo traicionero para la salud!

6. Obesidad producto de la inactividad
Prácticamente todos aquellos que no se imaginaban su vida sin practicar ejercicios con regularidad, y en la actualidad llevan una vida sedentaria, sufren de este tipo de obesidad. Para empezar, necesitas como el mínimo, reconsiderar tu dieta. Renuncia a tus galletas y dulces favoritos, ¡desarrolla un amor por las verduras y las frutas! ¿Y el deporte? Revisa tu horario y asegúrate de despejar un espacio para la actividad física, sin la cual en el pasado no podías vivir ni un día. Verás que en poco tiempo ¡estarás de regreso a tu forma!

Como se puede ver, para combatir cada tipo de obesidad, es necesario eliminar la comida chatarra y practicar, por pocos minutos pero regularmente, ligeros ejercicios físicos. Es algo que no tiene cuestionamiento… ¡Te deseamos que te sientas siempre bien y en forma! No te maltrates siguiendo dietas estrictas, solo tienes que seguir las sencillas reglas de la buena nutrición y un estilo de vida activo. Y lo más importante — ¡ama a tu propio cuerpo tal y como es!

¡Comparte con tus amigos y familia esta valiosa información!