Sobrevive la perrita sin patas delanteras

Tuvo el infortunio de nacer sin sus patas delanteras y aún así sobrevive y tiene una vida feliz…

Por alguno de los tantos caprichos de la naturaleza, Daffodil, la dulce y cariñosa protagonista de esta historia, nació sin sus patas delanteras, razón suficiente para que el dueño de la desdichada la abandonara a su suerte en un basurero local de San Francisco. El pobre animalito, sin lugar a dudas, habría muerto en ese horrible sitio, si no fuera por la acción muy humana y muy oportuna de un joven que lo rescató y lo llevó a la Fundación de rescate de los animales «San Francisco SPCA».

Este lugar extraordinario ha hecho que el destino de Daffodil cambiara radicalmente, pues expertos de la fundación se dieron a la tarea de construirle una silla de ruedas, proceso nada fácil, pero no imposible. Agradeciendo el esfuerzo de los especialistas, la perrita no tardó mucho en acostumbrarse a su nuevo artefacto. ¡Pero eso no es todo! Esta historia tuvo un final feliz, pues para completar, en la vida de Daffodil apareció Olivia, quien decidió adoptarla para darle una nueva vida, llena de felicidad y donde el cariño y el amor tuviera siempre un lugar primordial.

¡Mis aplausos por estos muchachos de gran corazón y los generosos especialistas de SPCA! Si también te ha emocionado este artículo, ¡compártelo sin falta con tus amistades!