Motociclistas acompañan al estudiante.

Este chico con síndrome de Down no será molestado por sus compañeros. ¡Mira por qué!

No por gusto los niños con síndrome de Down son llamados «solecitos». A estos niños les encanta sonreír, evitan los conflictos, y por lo general, son incapaces de hacer daño a nadie. Sin embargo, en compañía de sus coetáneos, estos niños, a menudo, son convertidos en objetos de abuso.

El fenómeno del acoso se manifiesta, incluso, en las mejores escuelas. Muy a menudo, son maltratados aquellos que se diferencian de los demás. Y el cándido y dócil chico con síndrome de Down, casi siempre, se convierte en un objetivo ideal.

El otoño pasado, el héroe de nuestra película, Sean, se preparaba para ser estudiante de la secundaria. Preocupada por la seguridad de su hijo, su madre pidió a sus amigos que lo ayudaran…

¡Lo que nunca se imaginó la mujer que, en la mañana del 1 de septiembre, la ayuda vendría de… toda una banda de motoristas! Corre este video al segundo 9, para que veas por ti mismo, cómo comenzaba el día más extraordinario en la vida de Sean.

Vale la pena señalar que, en la actualidad, el motorista no siempre es un matón en una chaqueta de cuero. Hay muchas organizaciones de motociclistas duros que protegen a los niños o recaudan dinero para la caridad.

Los motociclistas que acudieron en ayuda de Sean, decidieron acompañarlo de camino a la escuela. Apuesto a que, después de aparecer en la institución educativa con una escolta así, nuestro héroe al instante se convirtió en el «primer chico en el pueblo». ¡Ahora, seguro, nadie le hará daño!

¿Te gustó esta película? ¡Compártela con tus amigos de las redes sociales!