Millonarios humildes

8 personas famosas que han sabido ganarse el respeto de todos. ¿Quién ha dicho que el dinero corrompe al hombre?

Un proverbio popular dice que el dinero corrompe al hombre y lo hace sentirse superior a los demás. No es menos cierto que muchos millonarios y personas famosas se consideran, y muy en serio, seres privilegiados, debido a su alto rango y estatus. Al llegar a la cima del prestigio social, se olvidan de que también son seres humanos, como cualquier otro terrenal. ¡Pero no vamos a echar a todos al mismo saco, lo cierto es que no todos son así! Aún existen personas que creen y afirman que en la vida hay cosas más importantes que el dinero o el estatus.

Nadie discute que el dinero hace la vida más fácil, poniendo a tu alcance oportunidades, aventuras, placeres… Pero nunca olvides de un detalle: al fin y al cabo, el estatus es solo un espejismo, es efímero. ¡Qué pasada! te propone conocer a 8 personas famosas que no han permitido que su condición privilegiada domine sus vidas.

Ella es simplemente la Princesa de Suecia.

La dama de la foto es nada menos que Magdalena de Suecia, y asume ella misma la responsabilidad de limpiar los desechos de su perro cuando van de paseo. ¡No espera que nadie lo haga por ella!

El (ex) presidente «más pobre» del mundo.

José «Pepe» Mujica fue presidente de Uruguay hasta el 1 de marzo de 2015. Nunca permitió que se le tratara de forma especial, por eso sus coterráneos lo llaman «El Pepe». Tampoco permitió los lujos asociados a su cargo: casi todo su salario era donado a obras de caridad (nada menos que 263 000 pesos uruguayos o 9 200 dólares, al mes), dejando para sus gastos personales solamente 26 300 pesos uruguayos (920 dólares).

Tampoco quiso residir en la casa presidencial. Prefiere vivir junto a su esposa en una granjita en el campo, la cual él mismo atiende con su propio esfuerzo. El único lujo que se ha permitido en la vida es su ya famoso Volkswagen escarabajo modelo 1987. No tiene cuentas de banco ni deuda alguna.

El Señor Mujica a la espera de atención médica, junto a personas corrientes.

El alcalde de Londres.

Boris Johnson, el alcalde de Londres nunca se ha sentido avergonzado de vestir informalmente, sin corbata. Lo verás montado en una bicicleta, usando una cazadora deportiva y una mochila. No debes sorprenderte, pues este alcalde es uno de los principales partidarios del desarrollo del ciclismo como forma de transporte urbano en Inglaterra.

Alcalde de Reykjavik (Islandia).

Jón Gnarr fue el alcalde de Reykjavik, la ciudad más grande de Islandia. Su currículo está lleno de las actividades más inusuales para un político: comediante, actor y taxista. En 2010 creó su propio partido político, conocido como «El mejor partido». Este movimiento principalmente incluía personas del ámbito artístico: pintores, músicos y cómicos, todos ajenos anteriormente al mundo de la política. Por increíble que parezca, los habitantes de la ciudad lo eligieron como alcalde con un 34,7% de los votos. En la foto de la derecha se encuentra vestido de «drag queen», durante la inauguración de un desfile del orgullo gay.

El ex-alcalde de Nueva York.

Michael Bloomberg es el ex-alcalde de Nueva York. Esta interesante personalidad se movía por su ciudad en metro, como cualquier otro ciudadano. En la fotografía lo verás en su puesto de trabajo en el ayuntamiento de la ciudad. Se puede apreciar el típico desorden, sencillos muebles de oficina, monitores, papeles, gráficas… inclusive un frasco de crema de maní cerca del teclado.

El «millonario-hippie» Richard Branson.

Sir Richard Branson es nada menos que el fundador de la aerolínea Virgin. Su polifacético negocio, ampliamente distribuido por todos los rincones del mundo, surgió de un pequeño local de música, 10 años atrás. Además, Branson también sobresale por su carácter bastante llamativo y fuera de lo común, por lo que recibió el apodo de «millonario-hippie». Entre sus excentricidades destaca la ocasión en que apareció en el aeropuerto disfrazado de una azafata de AirAsia. Lo más curioso es que no lo hizo netamente para ganar la atención de las cámaras, sino que realmente actuó como azafata del vuelo Perth-Kuala Lumpur.

La «Leyenda de Google».

Serguéi Brin es el creador y presidente tecnológico de Google Inc. Esta personalidad en el mundo de la tecnología, es uno de los hombres más ricos de Estados Unidos. Sin embargo, Serguéi lleva un estilo de vida bastante humilde, si tienes en cuenta sus posibilidades: vive en un apartamento con tres habitaciones y suele moverse en un Toyota prius con motor híbrido… nada de un Mercedes último modelo. Es ruso de nacimiento y no olvida sus raíces, por lo que asiste frecuentemente al «Club de té Kathy» en San Francisco, donde disfruta de un delicioso borsch, un plato de pelmeni y para desayunar una porción de blini. Además, le apasiona charlar con las personas del lugar.

El millonario sin millones.

Charles F. Feeney es el creador de la famosa red de tiendas Duty Free Shoppers. Durante los últimos 30 años Feeney ha llevado a cabo toda una cruzada por todo el mundo, para nada menos que deshacerse de su capital de $7,5 billones de dólares, resultado de la venta de coñac, perfumes y cigarrillo. Su dinero ($6,2 billones) ha servido para financiar la obra de caridad «The Atlantic Philanthropies», dedicada a la educación, ciencia y cuidado de la salud del mundo, así como a la protección de los derechos civiles y la manutención de asilos para ancianos de todo el mundo. Este millonario pretende haber gastado todo su capital ayudando a los necesitados para el 2020.

Como ves, aún quedan en el mundo personas que han sabido valorar las cosas esenciales, esas que ni el dinero las puede comprar… Aprende a disfrutar la vida, sin ser esclavo de lo material. ¡El dinero es solo una herramienta para ayudarte a vivir, pero no es la vida misma! Comparte este post con tus amigos para que conozcan a 8 famosos, que a pesar de tener mucho dinero o estatus social, siguen siendo personas humildes y humanas.