Resolviendo problemas circulatorios

¿Sientes frío en las piernas y las manos? ¡Aprende a controlar la mala circulación sanguínea!

Los problemas en el sistema circulatorio son muy conocidos a las personas de mediana y tercera edad. Con el tiempo se vuelve deficiente el flujo de la sangre hacia las piernas, las manos y el resto del cuerpo, incluyendo los dedos de las manos y de los pies.

Las principales causas de la mala circulación son: los altos niveles de colesterol, consumo de alimentos pobres en fibra, muy salados y, además, poco consumo de líquidos.

El consumo elevado de grasas saturadas aumenta el nivel de colesterol, dañino para los vasos sanguíneos. Como resultado, estos pierden la elasticidad que deben mantener para que la sangre fluya libremente por las arterias. Su consecuencia directa es el surgimiento de diversos problemas circulatorios. Hoy ¡Qué pasada! te propone aprender cómo reducir de manera natural la mala circulación de la sangre.

Realizar algunos masajes

Haciendo uso de una buena crema, realiza un suave, pero firme masaje, comenzando por los pies, luego subiendo hasta llegar a los muslos. Este masaje favorecerá el flujo de la sangre, reduciendo notablemente cualquier problema circulatorio.

Consumir alimentos que reducen la presión arterial:

  • espinacas
  • apio
  • semillas de girasol
  • bananas
  • soja
  • papas
  • chocolate
  • aguacate
  • leche descremada
  • pescado
  • cítricos

Dejar de fumar

Es ampliamente demostrado que el cigarrillo es el causante de graves enfermedades circulatorias y puede aumentar de manera significativa la presión arterial.

Realizar hidroterapias

Este efectivo masaje que se realiza alternando chorros fuertes de agua caliente y fría, activa maravillosamente la circulación de la sangre de forma inmediata.

Consumir pimienta de cayena

El pimiento rojo contiene una sustancia, llamada capsaicina, que tiene la capacidad de estimular y activar el sistema cardiovascular, ayudando a reducir considerablemente la presión arterial y los niveles de colesterol. Su consumo reduce las posibilidades de llegar a padecer arteriosclerosis, provocado por el endurecimiento de las arterias.

Elevar las piernas

Al llegar a casa, es importante que tomemos unos cuantos minutos para relajarnos un poco. Durante el descanso, eleva un poco las piernas, de esta manera ayuda a que la sangre retorne con más facilidad, y así se active la circulación sanguínea.

Realizar baños de pies

Una manera sencilla de reactivar la circulación sanguínea consiste en sumergir los pies en un recipiente con agua caliente, mezclada con un cuarto de raíz de jengibre molido. ¡Pruébalo, te encantará!

Preparar una infusión de Ginkgo biloba (árbol de los cuarenta escudos)

Este remedio natural es muy recomendado para lidiar con la mala circulación de la sangre. Tiene la capacidad de dilatar los vasos sanguíneos y favorece la recuperación de la elasticidad de las paredes de las venas.

Tomar una copa de vino tinto

La costumbre de beber una copa de vino tinto todos los días, acompañando una comida principal, ayuda a mejorar la circulación. Pero recuerda, ¡es sólo una copa diaria!

Tomar café

El consumo de una o dos tazas de café diarias reduce las posibilidades de sufrir problemas de mala circulación. Esto se debe a la presencia de los flavonoides, entre sus componentes.

No abusar de la sal

Es importante reducir al máximo el consumo de alimentos salados, ya que la sal contribuye a aumentar la presión arterial y favorece la retención de líquidos en el cuerpo.

Hacer ejercicio moderado, pero continuo

¡Caminar y simplemente caminar! Es el mejor y más sencillo ejercicio que se puede realizar todos los días para mejorar la circulación de la sangre y evitar complicaciones mayores . Hazlo, al menos, durante media hora, y mientras lo realizas, vigila una correcta hidratación del cuerpo. Es un remedio fundamental para la buena salud en general.

Comparte estos importantes consejos con tus amigos y familiares. ¡Sin duda, te lo van a agradecer!