Compartir

Historias de padres que saben exactamente cómo criar a una buena persona

Criar a un hijo es extremadamente importante, e igualmente difícil. Después de todo, el niño necesita no solo ser alimentado, vestido y calzado, sino también que se le fomente su personalidad de pleno derecho, para en un futuro ser un miembro útil de la sociedad; y está de más decir que eso no se consigue con un simple chasquido de dedos, así de fácil.

© Depositphotos

Hoy, ¡Qué pasada! ha recopilado métodos interesantes y educativos compartidos en la red de redes por madres y padres de todo el mundo.

PRIMERAS ENSEÑANZAS

Historia No 1: «El mío tiene 9 años. Se prepara y va a la escuela por sí mismo. En cuanto a esto, tengo un montón de llamadas de la escuela y escucho conferencias de los padres de sus compañeros, diciéndome que es muy pequeño. En invierno, el niño quiso vivir un mes en el bosque, con una carpa con un campamento deportivo. Y lo dejé, pero los que estaban alrededor no entendieron: ¿En condiciones tan insalubres? – decían. Pero creo que estoy criando a un futuro hombre, y mi tarea es criar a una persona amorosa y fuerte, que pueda defenderse a sí mismo y a su familia».

blank© Depositphotos

Historia No 2: «Mi hijo tiene 14. De repente comenzó a alejarse de cualquier expresión cultural, como el diablo del incienso. Museos, teatros, exposiciones, cualquier oferta era vista con hostilidad. Mi esposo y yo decidimos dejar de estropear nuestro fin de semana con su amarga compañía, y divertirnos. Empezamos a elegir lo que nos interesaba personalmente y salir a pasear, dejando al chico en casa. Al regresar, por supuesto, impresionados y satisfechos, discutíamos nuestras experiencias en su presencia. Aproximadamente 2 meses después, mi hijo empezó a preguntar si podía unirse a nosotros. Después de un tiempo, comenzó a buscar eventos interesantes e incluso invitó a sus amigos a los viajes».

https://ru.depositphotos.com/207460624/stock-photo-smiling-parents-son-having-fun.html

Historia No 3: «El primer día de vacaciones de verano me acerqué a mi padre y le pedí que me comprara una bicicleta nueva.

‡агрузка...

— Ve y cómprala tú. ¡No tengo dinero!

Con esto, la conversación terminó, y mi sueño se hizo añicos ante la dura realidad de la vida. A la mañana siguiente, mi padre me despertó sin piedad a las 6 de la mañana, a pesar de estar de vacaciones. Resulta que decidió ayudarme, a su manera. Desayunamos, nos subimos a un autobús abarrotado y llegamos a la fábrica. Hizo que yo fuera encuadernador de primera, trabajando desde las siete de la mañana hasta las once.

A las doce, cuando mis compañeros recién se levantaban y salían a caminar, yo ya estaba en el patio de mi casa, y las vacaciones seguían como siempre. Un mes después, recibí un salario de 101 rublos. Mi padre fue a la tienda conmigo. Mi bici costó 98 rublos. Yo mismo fui al cajero con mi dinero, y lo pagué yo mismo. Mi vida dio un vuelco, la infancia terminó, y comenzó la juventud».

blank© Depositphotos

Historia No 4: «Mi hermano dejó a su hija con nosotros para pasar la noche. Y la niña está un poco mimada. Toda la noche: tráeme una bebida, tráeme un juguete. Yo estaba indignado y ante su siguiente solicitud dije: «¿No tienes manos y piernas? Bueno, pisa fuerte y toma con tus manos lo que necesites». Lo pensó, se quedó quieta un rato y luego fue a servirse agua en un vaso. No escuché más solicitudes, hizo todo por sí misma. Mi hermano luego preguntó si era posible traernos a su hija más a menudo, pues con una sola noche con nosotros, dijo que ella se independizó».

blank© Depositphotos

Historia No 5: «Un colega tiene dos hijos. Si su hijo de 12 años quiere, por ejemplo, un juguete, le da la mitad de la cantidad y la mitad restante, solo si trabaja. El padre propuso un montón de tareas para su hijo, que debía realizar para recibir un «salario»: pintar el granero, desmontar la basura en el ático, etc. El niño aprendió a ganar su dinero, comprendió la sensación de logro y se ocupó de las cosas que él mismo se ganaba».

blank© Depositphotos

Historia No 6: «Si mi hijo se pelea con alguien en el barrio, no me meteré, él mismo debe resolverlo. Le permito trepar árboles, montañas y vallas, correr rápido, saltar 3 pasos, acariciar animales, montar en bicicleta y nadar hasta la profundidad. Nadaré cerca, pero no se lo prohibiré si cree que puede manejarlo. Muchas madres me consideran una irresponsable, pero la salud y el desarrollo de mi hijo son lo primero para mí.

Cuanto más cuidamos y protegemos a nuestros hijos, más daño les hacemos. Con mucha frecuencia les decimos: «¡No puedes! ¡No vayas ahí! ¡No discutas!» — que al final dejan de pensar con sus propias cabezas y simplemente siguen las órdenes. Yo respeto a mi hijo y respeto su elección. A los 10 años lo considero una persona que merece el derecho al voto y al respeto».

blank© Depositphotos

Hay tantos métodos diferentes de educación en la infancia, que se han escrito más cientos libros al respecto. Cada quien decide exactamente cómo quiere educar a su hijo, eligiendo aquellas formas que sean más coherentes con sus valores y cómo desearía ver a su hijo en el futuro.

¿Qué opinas de los métodos de crianza compartidos en este post? Cuéntanos en los comentarios y asegúrate de compartir el artículo con sus amigos de las redes sociales.

Загрузка...