Cómo disfrutar sin lesionarse.

¡Esa es la posición más peligrosa para los hombres durante el sexo!

Por bueno y saludable que sea el sexo, es importante tener en cuenta que es una actividad que conlleva un cierto porcentaje de riesgo. Es solo a primera vista parece que las mujeres se lesionan con más frecuencia. La realidad y las estadísticas hablan lo contrario: los hombres también pueden verse en problemas, tales como la fractura del pene. Suena aterrador, ¿verdad?

Y la culpable de esto es la favorita de muchos — la pose «mujer encima» o «amasona». En general, los científicos brasileños creen que, ¡en esta postura, el falo macho puede lastimarse fácilmente!

Los autores de la presente investigación estudiaron la base de datos de tres salas de emergencia de los hospitales en Campinas, Brasil. Para que lo sepas, en esta ciudad viven 3 millones de personas. Durante 13 años de estudio, fueron registrados ¡42 casos de fractura de pene! Dicho daño ocurre cuando se produce la ruptura de la túnica albugínea, la cual envuelve los cuerpos cavernosos del pene. La edad media de las víctimas — 34 años.

Los estudios han demostrado que, en el 50% de las fracturas de la virilidad masculina, la culpa la tiene exclusivamente la pose «mujer encima». Sin embargo, las otras posturas también pueden dar lugar a lesiones. Por ejemplo, «el hombre detrás» lleva el riesgo del 29%, y la pose «misionero» — 21%.

Los investigadores brasileños creen que el hombre no es capaz de detener rápidamente las fricciones dolorosas dureante el movimiento descendiente de las caderas de la mujer. En otras posiciones, él puede controlar sus acciones en mayor medida, y por lo tanto, tiene más oportunidad de reducir el riesgo de lesiones.

En pocas palabras, si de repente durante el acto sexual, escuchas el crujido y sientes dolor o inchazón – se trata de una fractura. Lo bueno del caso es que no hay mucha razón para preocuparse – tu «amiguito» sanará y volverá de nuevo a sus andanzas. Buenas noticias también son que sólo el 5% de los casos de estas lesiones conducen a la disfunción eréctil.

La cuestión no es para asustarte, tampoco te animamos a que cambies tu conducta sexual, ni mucho menos. La idea es la siguiente: cuídate tú mismo y cuida a tu pareja. ¡Lo que es excesivo, no es sano! Después de todo, si lesiones tu pene, será un sufrimiento para ambos! Y mientras decidas tomar en serio este consejo o no, discute este artículo con tus amigos, para ver qué opinan al respecto.