Por qué celebramos el Día del Padre

Festejos del corazón: ¿Cómo se originó el Día del Padre?

En los festejos del corazón, el Día de los Papás toma un lugar no menos especial que el Día de las Madres. Es cierto que en muchos países, el Día del Padre se celebra en fechas diferentes. El origen y la historia de esta fiesta tan querida están llenos de curiosidades.

¿Cuándo celebramos el Día del Padre?
En la mayoría de los países de habla española, el Día del Padre se celebra el tercer domingo de junio. Mientras que en España, para las festividades fue elegido el día 19 de marzo, en honor a San José. En esa misma fecha lo festejan Portugal, Italia, Honduras, Guinea Ecuatorial, Liechtenstein, Macao, Andorra y Bolivia.

Pero también existen otras fechas: en Rusia, por ejemplo, es el 23 de febrero, Día de los Defensores de la Patria. En Rumania es el segundo domingo de mayo, y en Australia y Nueva Zelanda, es el primer domingo de septiembre.

Origen de la fiesta del Día del Padre.
Esta celebración nació a inicios del siglo XX en Estados Unidos, de la gratitud de Sonora Smart Dodd, una hija amorosa hacia su padre, veterano de la guerra civil, Henry Jackson Smart. La historia cuenta que la esposa de Henry falleció, al dar a luz a su sexto hijo. El valeroso hombre cuidó y educó a sus hijos, sin ayuda y con todo el cariño del mundo, en una granja del estado de Washington.

Fue en 1909, mientras escuchaba un sermón del Día de la Madre, a Sonora se le ocurrió la idea de celebrar el Día del Padre, tan merecido por su papá. Al principio, ella propuso el 5 de junio, la fecha del cumpleaños del señor Smart, pero la elección de la fecha no prosperó.

Sin embargo, la idea de instituir un «Día del Padre» fue ganando la aceptación. En 1924 el presidente Calvin Coolidge apoyó la idea de establecer un Día nacional del Padre. Finalmente en 1966, firmada por el presidente Lyndon Johnson, tan esperada proclamación declaraba el tercer domingo de junio como el Día del Padre en Estados Unidos.

La celebración no se hizo esperar y se extendió rápidamente a Europa, América Latina, Asia y África. Era una linda manera de homenajear a todos los padres del mundo, reconociendo su papel en la crianza y la educación de sus hijos.

El Día del Padre todas las familias se reúnen alrededor de los papás, abuelos o padrastros. Se hace una comida muy especial, y les entregamos algún regalito. No suelen faltar las manualidades de los pequeños de la casa, pensadas para papá. Tampoco algún que otro detalle para recordar ese día.

En muchas casas españolas, el Día del Padre es el único día del año, en que los niños preparan el desayuno para papá y se lo llevan a la cama. Por su puesto, él finge estar dormido… hasta que todo está listo.

¡Lo importante es hacerle sentir cuánto le queremos!
Cómo en cualquier fiesta del corazón, sin importar las fechas, lo importante es que existe este día tan especial para recordar a nuestros padres. Decirles cuánto les queremos, darles las gracias por su amor y su entrega… ¡Y por su puesto, celebrar de lo lindo, unidos en familia, el amor y la felicidad de ser una gran familia!

¡Felicidades, papás!