Niño con ictiosis

Sus padres eran tan felices cuando él nació… ¡La pesadilla comenzó 15 días después!

Esta historia comenzó hace 11 años. El matrimonio nepalí, formado por Nar y Nanda Kumari, fue bendecido con un pequeño bebé, llamado Ramesh. El recién nacido parecía muy saludable, y sus padres se sentían como en el séptimo cielo de tanta felicidad…

Pero 15 días después, ante la desesperación de los padres, el cuerpo del bebé comenzó a cubrirse de una dermatitis escamosa muy peculiar. La piel comenzó a endurecerse, causándole mucho dolor al pequeño…

Durante mucho tiempo, los padres no sabían cuál era la causa de la enfermedad de su hijo. Los médicos locales creían que se trataba de una infección por hongos, y sólo cuando Ramesh alcanzó los ¡5 años de edad!, finalmente un especialista dio con el diagnóstico correcto.

Resultó que el niño padecía un raro desorden genético, conocido como ictiosis. Los hospitales públicos se negaban a tratarlo, y la familia Kumari no contaba con recursos suficientes para permitirse el lujo de una clínica privada.

Nanda, el jefe de la familia, solo ganaba 7.000 rupias nepalíes mensuales (unos $ 65), y la madre era ama de casa, encargada del cuidado de los niños y del hogar.

A falta de una adecuada atención, el pequeño Ramesh empeoraba cada año… Y a sus once años, el chico se había convertido en una estatua viviente, debido a que el mínimo movimiento le provocaba un insoportable dolor.

Cuando los padres ya se habían resignado al hecho de perder a su hijo en cualquier momento, la ayuda llegó como caída del cielo. ¡La cantante británica Joss Stone conoció el triste destino de Ramesh y decidió ayudarlo!

La joven estrella, quien estaba en aquel momento de gira en Nepal, le comentó a Sanjay Shrestha, el organizador de sus conciertos, que quería brindar su ayuda a las organizaciones benéficas locales. Entonces Sanjay recordó que recientemente había visto reportaje sobre un niño con caso grave de ictiosis, por lo que propuso que la ayuda fuera precisamente para él.

Joss Stone no sólo le proporcionó ayuda material a la familia del pequeño, sino que se reunió personalmente con el niño, llevándole juguetes y dulces, también jugó con él durante un par de horas.

Los padres no saben cómo agradecer a su salvadora. ¡Por primera vez en su vida vieron a su hijo sonreír de felicidad! Ahora todos miran hacia el futuro con un mayor optimismo.

El chico por fin recibió una asistencia especializada, que le ayudaría a eliminar paulatinamente la dureza de su piel. No obstante, la tarea no sería nada fácil, ya que la salud del pequeño estaba muy comprometida…

Así fue como la situación que por años parecía ser totalmente desesperante, se resolvió de una manera maravillosa. ¡Hoy Ramesh puede pensar en su futuro y en una vida mejor! ¡Gracias a todas las personas involucradas en este regalo, por darle un rayito de esperanza a esta familia que lo creía todo perdido!

Comparte este post con tus amigos, puede que necesiten de ejemplos como este para no perder la fe… ¡Los milagros sí existen!