Mujer con un caso raro de lucemia

Después de la fiesta, ella despertó cubierta de hematomas… ¡La razón fue aterrador!

La británica Thea Wilson es una mujer alegre y agradable, que gusta pasar tiempo con sus amigos y asistir a diferentes eventos. Pero un día, después de una fiesta, la joven se despertó con todo el cuerpo… cubierto de grandes y horribles moretones de un fuerte color morado.

Parecía que había sido severamente golpeada. Sin embargo, estaba segura de no haber probado ni una gota de alcohol en la actividad. «No tengo idea de dónde salieron estos hematomas tan grandes. Estaban por todo el cuerpo», — recordaba con amargura Thea. Es difícil creerlo, pero incluso antes de ir a la cama, la joven se sentía bien, y no existían señales de ningún problema.

Como los hematomas, pasados unos días, no desaparecían, la mujer decidió ir al hospital. Los médicos enviaron inmediatamente a Thea a hacerse una biopsia de médula ósea.

El diagnóstico fue terrible: una forma rara de leucemia fue la causante de los hematomas y fatiga constante. A sus 37 años de edad, Thea Wilson tuvo que enfrentar la primera ronda de quimioterapia en el Royal Shrewsbury Hospital, debido a que su sangre no coagulaba adecuadamente.

Su nivel de plaquetas llegó a ser de 9, mientras que en una persona sana, la cifra ronda entre 140 y 400.

Ocho meses después del diagnóstico, Thea se siente mejor. Los síntomas disminuyeron, pero su recuperación todavía está muy lejos.

Cada doce semanas, la mujer debe hacerse una prueba de sangre, y así sucesivamente durante los próximos tres años.

«Cuando me dijeron que tenía leucemia, mi mundo se derrumbó en un momento. Pero eso no me detuvo, y sigo disfrutando de la vida», — dice Thea.

«Thea es una persona fuerte de espíritu. Sin miedo, mira de frente a los problemas y pone todas sus fuerzas en convertir lo negativo en positivo. Esta mujer ha inspirado a muchos de nosotros», — comparte una de las enfermeras que cuidaba a la paciente.

Thea hizo todo lo que estaba a su alcance para sanar. Tal vez, fue su espíritu tenaz el que le ayudó a mejorar su condición más rápido de lo esperado. Esto demuestra una vez más que, ante cualquier situación, no se debe renunciar. Hay que ser fuerte y seguir luchando, pase lo que pase.

Comparte esta emotiva historia con tus amigos en las redes sociales.