Sabiduría femenina

Lo que aprendí de las mujeres alemanas: 5 simples reglas de la vida.

A pesar de las diferencias en la educación, la visión del mundo y de la vida, cada mujer, de una manera u otra, busca realizarse plenamente y ser feliz.

La redacción de ¡Qué pasada! ha reunido para ti algunas lecciones muy útiles de las frau alemanas, que enseñan a cuidar de sí misma, de conservar y hacerse respetar su espacio personal.

La sabiduría femenina

1. No ver al hombre como una manera de resolver tus problemas

Y no se trata de la emancipación o del deseo de superioridad. Después de todo, nadie ni nada es eterno. Tu compañero, por más fiel y leal que sea, puede perder su trabajo, salir de tu vida, o simplemente, perder la vida. Por supuesto, es importante saber que hay alguien en quien puedes confiar en los momentos difíciles.

Pero si no aprendes a resolver tus propios problemas por ti misma, después será aún más difícil. La pasión tarde o temprano se convertirá en rutina, llevando a un sinfín de situaciones y emociones negativas. Siendo ambos dos personas adultas, deben aprender hacer la vida más fácil y llevadera para los dos, ya que para eso han ido caminando por la vida, lado a lado.

2. Sé tú misma, y no sólo una criada, madre o esposa

Las mujeres alemanas no son arribistas, ni menosprecian el valor de la maternidad o del matrimonio, como podría parecer a primera vista. Ellas simplemente no lo convierten en el objetivo principal de sus vidas. Siendo realistas, están listas para cualquier eventualidad. La infertilidad de uno de los dos miembros de la pareja, la ausencia de la persona con quien estarían dispuestas establecer una relación seria — son las realidades del mundo moderno.

La mujer es un ser humano, al igual que un hombre. Y si un hombre de la edad mediana y sin familia se considera un «lobo viejo», pues ella es una «vieja leona», y no una «cáscara vacía» o la pobre criatura. Y si, con buena suerte, en la casa se escucha el ruido de los pasos pequeños, la sabia alemana no va a ocultar sus antiguas aficiones e intereses.

Sí, ella es la madre y esposa, pero a ella también le encanta bucear y hacerse tatuajes, por ejemplo. Ella tiene un montón de intereses personales y asuntos privados. Es tan importante – hacerse respetar su personalidad y ser feliz en cualquier circunstancia.

3. La vida personal de los demás es su propio negocio

En Alemania, jamás escucharás formular preguntas como: «¿Por qué todavía no te has casado / sin novio / no has dado a luz?» Incluso sobre la edad hacen preguntas rara vez y con mucha cautela. A muchos eso les parecerá extraño, pero no les gusta a los alemanes hablar sobre la vida personal de otros, eso es todo.

Puede parecer que esto indica algún tipo de insensibilidad y falta de cordialidad. Pero después de un tiempo, empiezas a darte cuenta de que este enfoque tiene sentido. Hablar de tus sentimientos o problemas personales, para ello está la familia, podrían ser tu hermana o la madre, por ejemplo. Pero sólo si realmente lo deseas. Es frustrante cuando los desconocidos, o a quien no le incumbe, tocan los puntos más dolorosos y sin permiso. La vida privada por eso mismo es privada — para buscar por ti misma las razones de lo ocurrido y las salidas de las situaciones.

4. Hay que ser más sencilla

Una frau raramente se queda en silencio, callada, tramando intrigas. Si algo no le gusta a ella, te lo dirá en directo. Si le pesa demasiado ir a una reunión con su amiga, ella no buscará excusas tontas, simplemente avisará y no irá, porque no está dispuesta salir hoy. ¿A quién no le sucede?

Si se siente cansada, agotada o en estado depresivo, ella no se pondrá a trabajar o hacer las tareas, pisoteando a sí misma. Ella simplemente irá a ver a su médico, tomará un certificado e irá a descansar, para cuidarse a sí misma y relajarse. Si no se siente cómoda en los tacones, no llevará zapatos de tacón alto, sino calzado bajo o zapatillas de deporte.

5. Belleza natural

Un par de palabras acerca de la apariencia. Muchas pensamos que las alemanas van demasiado lejos con su actitud de indiferencia hacia la apariencia. Después de todo, estamos acostumbradas que cada salida a la calle, ya sea al trabajo o a la tienda – es una razón para ponerse de fiesta, en cuanto al maquillaje o el vestuario. Pero las alemanas miran a ello de forma bastante sensata: si no hay una recepción de boda o un encuentro social en vista, pantalones cómodos, zapatos de tacón bajo o plataforma, y maquillaje natural – esta será la elección del día.

Pero, incluso tan aparentemente simple y poco femenina imagen puede transformarse y volverse más atractiva. Los pantalones pueden ser simples, cómodos y, al mismo tiempo, elegantes. En lugar de llamativo maquillaje, puede usarse alguna decoración inusual. Y el cabello sano, limpio y bien cuidado – es el elemento más femenino de imagen.

¡Toma nota de estos útiles consejos para las mujeres y sé feliz!