Muchacho regresó de vacaciones siendo muchacha

Este chico se había ido de vacaciones. Cuando regresó, a su maestra casi le da un infarto…

Este jovencito de Middlesbrough, Gran Bretaña, cuyo nombre, hasta no hace mucho, era Tyler, casi toda su vida consciente se la pasó sufriendo, por no sentirse en paz con su identidad. Ahora a sus 15 años, tiene cabello negro brillante y pómulos bien pronunciados. Supongo que, de aquí en adelante, será correcto llamarlo «ella»…

No, no hay ningún error. Precisamente «ella», porque esa era la pregunta que martirizaba a Kyra a diario. Oh, se me olvidó decir, ahora su nombre no es Tyler sino Kyra Kelly. Cuando después de las vacaciones, ella regresó a la escuela, los profesores ni siquiera la reconocieron. ¡Algunos por poco se desmayan! Bueno, aquí está la historia Kyra.

Kyra se preocupaba por su identidad sexual desde los 6 años. Sintiéndose no del todo cómoda en el cuerpo del niño, andaba por su casa con maquillaje, se hacía manicura y usaba tacones. Sus padres, al principio, no aprobaban sus extraños hábitos y trataron de detenerlo. Temían que el barrio terminara por humillar y atacar a Kyra, haciéndole la vida imposible con burlas y desaires.

El muchacho se quedó a solas con su problema: no quería ser amigo de otros chicos, odiaba el fútbol y la ropa masculina. Sus mejores amigos eran niñas, y en silencio las envidiaba.

«Me sentía extraña, diferente a los demás. Miraba en el espejo y veía a un ser extraño. Me imaginaba vistiendo las faldas y vestidos, desde que tenía 8 años de edad».

«No me sentía segura, incluso, después de confesar que era gay. Sentía como si algo me faltara», — dice Kyra. — «Me sentía atrapada en un cuerpo, incómodo para mí. Tenía miedo de pensar en cómo iba a ser la reacción de mis padres. Pero de todas formas, le escribí esta carta a mi madre».

«No sabía cómo iba a reaccionar. Escribí y reescribí este mensaje cuatro veces. Pero mi madre realmente me apoyó y le contó sobre mis planes a mi padre. Él también reaccionó comprendiéndolo todo y me dijo que me quiere como soy».

En el futuro, Kyra planea hacerse varias cirugías plásticas que le permitan ser como Kim Kardashian. En sus planes están: la operación de cambio de sexo, cirugía de implantes de senos, rinoplastia, estética de cejas y demás. Ella quiere ser glamorosa, al estilo de Kim Kardashian. ¡Y en realidad, se parecen y mucho..!

«A mis 15, me siento orgullosa de hacer lo que hago. A mí y a mi familia que me apoya, nos tomó mucho valor y mucho tiempo para aceptarlo. Yo bloqueé y me alejé de las personas de la escuela, ellos no tienen por qué ver esto… Mi apariencia no cambiará hasta los 17-18 años. Tal vez, habrá comentarios negativos, pero no me importa. Gracias a todos que me apoyan».

Así escribió Kyra en Facebook. Bueno, cada uno de nosotros enfrenta sus propios problemas y demonios, cada uno es el dueño de su vida y de elegir su propio camino. Le deseamos suerte a Kyra en su camino por la vida, porque, al fin y al cabo, lo más importante es ser feliz y estar en armonía consigo mismo. ¿Estás de acuerdo?