Compartir

Lo que vivió Corinne Schumacher tras el accidente de Michael

El 15 de septiembre se estrenó en Netflix el documental «Schumacher», que relata la vida profesional del gran piloto de carreras Michael Schumacher. Pero también fue la primera vez que los miembros de la familia hablaron con franqueza sobre lo que estaban viviendo. No hay muchos detalles nuevos, pero nunca antes la familia del Barón Rojo se había sincerado tanto con el público. Lamentablemente, el documental no revela mucho sobre la vida personal del piloto. Lo que sí sabemos es que Michael y Corinne Schumacher son una pareja casi perfecta.

Hoy hemos decidido examinar más de cerca el romance de la pareja. Al fin y al cabo, su historia no es menos fascinante que la de la carrera y los logros de Michael. Para bien o para mal, siempre habían estado juntos durante 18 años antes de la tragedia. Y desde entonces, Corinne ha hecho todo lo posible para que su marido vuelva a la vida normal.

Getty Images

Primera reunión

Cuando Michael conoció a Corinne, ella era la novia de otro piloto, Heinz-Harald Frentzen. Sin embargo, pasaron la mayor parte de la noche juntos, hablando de carreras y de nada en particular. Un año después, Schumacher debutó en el Gran Premio de Bélgica, y fue a la chica a la que primero se lo contó. Se enamoró de ella a primera vista, pero no se atrevió a robársela a su amigo.

El destino no tardó en sonreír a Michael. Corinne dejó a Frentzen, pues resultó que la chica soñaba con una familia, y el corredor, por el contrario, no estaba preparado para tal responsabilidad. En 1995, Michael le propuso matrimonio a su amada. Desde entonces, nunca se han separado. Incluso cuando estaba embarazada, Corinne nunca se perdió una carrera con su marido.

Getty Images

Un hombre de familia ejemplar

‡агрузка...

El nacimiento de su hija cambió considerablemente al Barón Rojo. Trasladó a su familia a Suiza, donde compró una casa en una pequeña ciudad. Michael decidió que el ambiente sano de los Alpes y la mínima atención de los periodistas era lo que su familia necesitaba. Corinne nos diría más tarde que Schumacher era un hombre muy diferente en casa. Se tomó un descanso durante las carreras, dejó que los niños le arrancaran las cuerdas y se mostró realmente feliz de hacerlo.

Getty Images

Michael incluso renunció a muchas campañas de patrocinio y publicidad para pasar más tiempo con su familia. Pero la mayor felicidad de Michael en la vida seguía siendo su esposa. Dijo que era la mujer de sus sueños y que toda su vida después de conocerla era un idilio de amor.

«Cuando imaginé mi vida futura, sabía que sería un campeón, pero el destino me deparó más regalos. Me dio a Corinne, y esa es la mejor de todas las victorias. Ella era mi deseo, mi sueño, no me gusta estar solo. Me gusta compartir mi vida y pasar tiempo con alguien a quien quiero. Ha funcionado al 100% con mi mujer», dijo Michael en una entrevista.

Getty Images

Tragedia

Incluso durante su carrera, Michael amaba una variedad de deportes extremos. Por ello, a menudo se le criticaba y se le pedía que dejara de hacerlo. Corinne recordaba que Schumacher no podía pasar el día en el sofá, sino que se veía constantemente arrastrado a algún sitio. Hacía paracaidismo, esquiaba y siempre pedía a su familia que le acompañara. Michael vivió 399 días a este frenético ritmo. Desde su última carrera hasta ese mismo día.

Curiosamente, Michael no quería ir a los Alpes. Le dijo a su mujer que todavía había muy poca nieve y le sugirió ir a Dubai, pero la familia siguió optando por ir a esquiar. Según muchos expertos, Schumacher tenía razón. Si hubiera habido más nieve en las montañas ese día, la tragedia podría no haber ocurrido. Podría no haber golpeado la roca o la nieve podría haber suavizado el impacto. Pero la suerte se le acabó al gran piloto de carreras.

Getty Images

La vida después de la tragedia

Corinne estuvo y está siempre al lado de su marido. La mujer, y toda la familia, están dispuestos a sacrificar todo para que Michael vuelva a la normalidad. Su hijo insistió en vender su casa en Noruega para que hubiera dinero para el tratamiento. Tras una serie de operaciones, Corinne transformó su casa en Suiza para que Michael pudiera vivir allí. La familia sigue gastando mucho dinero en el tratamiento del Barón Rojo.

Sin embargo, el dinero seguía siendo escaso. Hubo que vender el jet privado de Schumacher, y más tarde el legendario coche escarlata con el que Michael consiguió su primer título con Ferrari. Sin embargo, a pesar de todos los gastos locos, no hay garantía de que Schumacher vuelva a la familia. Aunque nadie pierde la esperanza, por supuesto.

Getty Images

Michael y Corinne Schumacher han pasado por muchas cosas juntos, pero la prueba final puede estar más allá de ellos. El mundo entero reza por la salud de Michael, aunque es probable que ninguna cantidad de apoyo ayude a una mujer que ha perdido a un ser querido. Esperemos lo mejor.

Загрузка...