La primera foto de la pareja

Al mirar a su futuro yerno, la mujer sospechó algo. Entonces comenzó a mirar fotos viejas…

¿Cuántas cosas, eventos y personas del pasado, quedan rezagadas en algún rinconcito de nuestra memoria, con el pasar de los años? Imagínate, la vida da mil vueltas, como en el caso de hoy. Encontrar a un hombre que conociste hace una docena de años no es una tarea fácil, y ese reencuentro puede traer un par de sorpresas consigo…

Tomemos el caso de Ed Savit y Heidi Parker. La joven pareja estaba enrolada en los preparativos para la boda, sin sospechar lo que la madre de la joven había descubierto en unas fotografías tomadas veinte años atrás.

Los jóvenes se conocieron en 2011, cuando Ed y Heidi todavía eran estudiantes.
El chico no sabía cómo usar la secadora y le pidió consejo a una chica que vivía en este departamento el año anterior. ¡La breve consulta se convirtió en toda una novela!

La primera reunión fue seguida de una segunda, luego de una tercera. Pronto los estudiantes comenzaron a verse más seguido, y cuatro años más tarde decidieron consolidar su matrimonio.

Los parientes de la pareja también se conocieron. Pero un día, durante una cena familiar, las madres de los chicos recordaron una historia ocurrida mucho tiempo atrás…

La futura suegra recordaba vagamente: cuando Heidi tenía seis años, un compañerito, llamado Ed, la cuidaba. Los niños se conocieron en un campamento, y en las dos semanas de vacaciones no se separaron literalmente. Pero luego las vacaciones terminaron y las familias de los niños se fueron a casa.

La madre de la niña no podía olvidar esa vieja historia. Al llegar a casa, la mujer recogió viejos álbumes de fotos y comenzó a hojearlas.

Hurgando en los archivos familiares, la futura suegra se quedó sin aliento. ¡El niño pequeño parado junto a Heidi, es el actual novio de la chica!

Hace veinte años, las familias de Savitt y Parker, en el mismo período, vacacionaron en el balneario turco de Gumbet. Los pequeños Ed y Heidi se conocieron allí y decidieron que estarían juntos para toda la vida.

Por supuesto, dos semanas después, las familias se dispersaron. Los Savitts vivían en Sheffield, y los Parkers en Londres.

Los niños, después de eso no tuvieron otra oportunidad de relación. Sin embargo, el destino encontró una manera de reunir a los amantes, 20 años después.

Después de este descubrimiento, nadie tuvo dudas: Ed y Heidi están destinados el uno al otro. El descubrimiento de la madre solo fortaleció aún más a la pareja. ¡Todos los amigos de los jóvenes afirmaron unánimemente que nunca habían visto recién casados tan felices!

¿Crees en la mano divina del destino? ¡Comparte tu opinión en los comentarios, y la historia con tus amigos de las redes sociales!