Máscaras hiperrealistas

A primera vista, esta niña no parece nada especial, pero hay algo que llama mucho la atención…

¿Quién no conoce la alegría y la diversión de las noches de Halloween? Chistes, bromas, regalos, sustos… ¿Ya tienes alguna idea de que se trata la historia? Así es, de algo que nos lleva fuera del mundo real – las máscaras. El responsable de estas maravillas es el artista estadounidense Landon Meier, quien es mundialmente famoso por sus máscaras hiperrealistas. No usa nada de goma o plástico, sino que emplea otros materiales que agregan ese tono real espeluznante a sus creaciones. Basta con mirar esta niña, que por cierto no fue una excepción.

Las máscaras hiperrealistas fabricadas por el artista plástico Landon Meier, quien luego de 17 años de una extensa labor, es dueño de la empresa «Hyperflesh», especializada en disfraces y réplicas faciales para los más adinerados entusiastas de las noches de Halloween.

Entre sus últimas creaciones figuran las máscaras de Putin, Trump y Kim Jong-un. En un video, incluso, aparecen los tres cogidos del brazo y bailando alegremente «Uptown funk» de Bruno Mars…

Landon Meier estudió Bellas Artes y confiesa ser el admirador de Dalí, a la vez que se considera autodidacta, más allá de los premios y diplomas que acumula. En los últimos años ha evolucionando del látex a la silicona, y de las esculturas de arcilla a la impresión en 3D. Incluso, ha desarrollado su propia técnica de fabricación.

«Trato de elegir personajes, gente con la que será divertido correr y asustar a la gente», — comentó Meier en una entrevista. «Trato de recopilar datos de acuerdo a la actualidad y, en ese momento, con la gran atmósfera política, todo el mundo estaba polarizado y enojado, así que pensé que sería divertido hacerle algunas bromas a cada uno de ellos».

Cada máscara requiere, como mínimo, varias semanas de trabajo. Algunas piezas, incluso, tardan meses. El talentoso artista se obsesiona con cada detalle, en aras de obtener los mejores resultados.

En ocaciones, una pieza puede sufrir daños cosméticos menores. En tal caso, el artista suele vender su creación a un precio reducido. Meier asegura que sus máscaras son «arte vestible», y las describe como algo muy fino. Ciertamente, no se puede discutir su afirmación, pues el detalle de cada pieza es increíble, y los precios hablan por sí mismo.

Mientras algunos modelos «estándar» rondan por varios cientos de dólares, las máscaras de silicona personalizadas superan los 4.500 dólares — cada una llega a manos del comprador firmada y numerada, con el fin de garantizar su increíble autenticidad.

«Lejos de sorprenderse, los fans de Meier entienden que la calidad tiene un precio. «Por 4.500 dólares, estás pagando por su habilidad y tiempo que ha puesto en todo esto», — escribió un admirador en Facebook, defendiendo a Meier cuando otro le dejó un comentario despectivo. «Si piensas que es demasiado caro, lo haces tú y lo vendes más barato… Estás pagando por su talento, no lo insultes diciendo que vale menos».

Por supuesto, el precio es un punto discutible, más aún si estás algo horrorizado por estas cosas como para llevarlas a tu casa. Algunas máscaras son ciertamente inquietantes, e incluso pueden dar muy «mal rollo» a las personas que se asustan con las máscaras.

¡Si te ha gustado este interesante artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos en las redes sociales y en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!