Magdalenas de avena

Vierte la harina de avena en moldes para disfrutar de la aromática golosina…

No importa donde comenzamos nuestro día laboral, sentados en una oficina o trabajando físicamente, todos debemos desayunar. Y una de las formas más saludables de hacerlo, y con mucha razón, es la harina de avena.

Para todos que no tienen tiempo para un desayuno tranquilo en casa, para los que se sienten aburridos de la harina de avena corriente , ¡Qué pasada! les propone preparar panecillos de harina de avena.

Hornéalo los fines de semana con diferentes sabores, aditivos y disfruta estas delicias durante el transcurso de la semana, por las mañanas. ¡Panecillo dietético sin harina está en tus manos!

Panecillos de harina de avena

INGREDIENTES:

  • 270 g de copos de avena,
  • 230 g de azúcar,
  • 180 ml de puré de manzana,
  • 350 ml de leche,
  • 2 huevos,
  • una bolsa de azúcar de vainilla,
  • 1 cucharadita de canela en polvo,
  • 1/2 cucharadita de sal,
  • 2 cucharaditas de soda,
  • aceite vegetal para engrasar el molde,
  • arándanos, virutas de chocolate, semillas de calabaza, semillas de lino, nueces para decorar.

PREPARACIÓN:

  1. Deja el horno calentarse hasta 175°C. Engrasa los moldes para magdalenas con la mantequilla.
  2. En un recipiente grande, bate los huevos con el azúcar hasta que se disuelva.
  3. Añade el puré de manzana, la leche, la vainilla, la sal y la canela. Agrégale a la mezcla de huevos y azúcar, la harina de avena y el bicarbonato de sodio. Remueve todo bien y deja por 20-30 minutos.
  4. Rellena los moldes con la masa de harina de avena por 2/3. Espárcele varios aditivos (a elección): nueces, chocolate, frutos, semillas.
  5. Hornea los panecillos durante 30 minutos, hasta que queden dorados. Déjalos enfriar un poco en el molde.

Todo el proceso de preparación puedes verlo en detalle en el video.

Los panecillos de avena conservan perfectamente su sabor, si se mantienen en un recipiente hermético. Prepara deliciosos desayunos para conseguir un suplemento de vivacidad y buen humor para todo el día.

¡Vale la pena que tus amigas también aprendan esta maravillosa receta!