La llamaban «gorda» a sus espaldas

Su marido con su amante la llamaban «gorda» a sus espaldas… ¡Mira lo que hizo esta mujer!

Los problemas de sobrepeso es una verdadera pandemia de nuestros tiempos. Betsy Ayala, esta joven mujer de 34 años de Houston, llegó a pesar 118 kg después de dar a luz a su hija Isabella en 2013. Seis meses después, descubrió que su ahora ex marido tenía una amante. Además, varios mensajes suyos enviados a la amante revelaron que se mofaban de su peso.

«No sabía qué hacer conmigo misma en ese momento. Todavía pesaba más de 90 kg con un bebé de seis meses y todo para lo que había trabajado había desaparecido».

«Ahora, sinceramente, siento que lo que hizo fue una bendición porque de otra manera yo habría estado cómo estaba para siempre».

«Rezaba siempre para que mi vida cambiara y recibí respuesta a mis oraciones, tal vez no en la forma que me imaginaba, pero conseguí una segunda oportunidad de un nuevo inicio y estoy agradecida por ello».

«Lo ha cambiado todo en mi vida. Lloraba después de cada entrenamiento y fue entonces cuando decidí que esto no me definiría. Yo iba a cambiar por mí y por mi hija. Quería que estuviera orgullosa de su madre y ser un ejemplo para ella».

«He tenido problemas de peso toda mi vida. Siempre era la niña regordeta, nunca hacía deporte ni participaba en actividades físicas porque tenía sobrepeso. Sufrí bullying en la escuela y se metían mucho conmigo. Creo que comer para mí era automedicación».

«Tenía ansiedad y en lugar de enfrentarme al origen real de mi ansiedad, comía y luego eso se convertía en la fuente de mi ansiedad y comía más, era un círculo vicioso».

«Después de dar a luz a mi hija, tenía depresión post parto y ansiedad. No podía dormir y no tenía ganas de hacer nada, pero tenía a un recién nacido así que fueron unos momentos difíciles».

Betsy adelgazó 27 kg en 12 meses al tomar batidos Herbalife, pero el punto decisivo fue cuando descubrió que su marido tenía una amante. «Empecé a tener más energía y a perder peso, a pesar de que en ese momento no era mi intención, y poco a poco empecé a sentirme mejor».

«Había estado con él desde los 17 años, estaba desolada. Descubrí en varios mensajes de Facebook que me llamaban “vaca” y “gorda”. Siempre me decía que me veía bien y me traía comida basura siempre, por eso estaba tan desolada cuando leí estos mensajes´. Fue como si él me lo hubiera permitido o quería que me quedara de esa forma».

Betsy empezó a practicar baile y zumba con su hermana tres días a la semana. Luego, empezó a correr y a hacer levantamiento de pesas en el gimnasio seis veces a la semana, mientras seguía una dieta alta en proteínas.

Ahora va al gimnasio seis veces a la semana y pesa 72 kg.

«Soy una persona completamente diferente tanto en el interior como en el exterior por mi perspectiva en todo. Siempre era muy negativa y tenía una mano sobre mi hombro porque no era feliz conmigo misma. Ahora soy más feliz, segura y sobre todo positiva. Estoy feliz de ser un buen ejemplo para mi hija, es extremadamente importante para mí».

«Mi ex marido y yo estamos bien ahora. Me costó un tiempo llegar a la etapa del perdón, pero lo que hizo fue sobre él y no sobre mí. Mi viaje me ha ayudado mucho a entender eso».

¿Qué te parece el caso de esta Betsy? Comparte este artículo con tus amigos en las redes sociales.