Joven madre tiene cuatrillizos

Le dijeron que nunca quedaría embarazada, sin embargo, poco después… ¡Una sorpresa por partida cuádruple!

Desde pequeña, la inglesa Charlene Medlicott soñó con una gran familia. Por desgracia, durante su adolescencia, los médicos le dieron a la jovencita un impactante diagnóstico.

Charlene fue diagnosticada con síndrome de ovario poliquístico, una enfermedad endocrina compleja, que se caracteriza por trastornos en el ciclo menstrual. Este es uno de los desequilibrios hormonales femeninos más frecuente, que afecta a un 6-20% de las mujeres en edad reproductiva. Existe evidencia fuerte de que los factores genéticos juegan un papel importante en el desarrollo de esta patología.

En el caso de nuestra protagonista de hoy, el experto que la examinó declaró que la chica nunca podría traer al mundo un bebé…

Hoy, la muchacha recuerda la opinión del facultativo con una sonrisa y asombro, a la vez. ¡A la edad de 19 años, la chica no solo quedó embarazada, sino que también dio a luz a cuatro bebés, de un solo golpe! Ahora, Charlene reclama el título de la madre más joven de «cuatrillizos», en toda la historia de Gran Bretaña…

Cuando el médico diagnosticó que Charlene estaba embarazada, ella y su pareja, Mark, estaban en el séptimo cielo de felicidad. Más tarde, se supo que la pareja tendría dos hijos, a la vez. Solo entonces, en una de las sesiones de ultrasonido, se descubrió qué, en el vientre de la futura madre, se gestaban cuatro pequeñas hermanas, a la espera de su nacimiento.

Temiendo por la vida y la salud de la futura madre y sus hijas, los médicos decidieron hablar seriamente con Charlene y Mark. El hecho es que, a veces, los embarazos múltiples como este no tienen un final del todo feliz…
Además, la situación se veía agravada por la enfermedad de la madre. Los especialistas consultaron con los futuros padres, y emitieron sus criterios: Eliminar dos de los cuatro embriones, para facilitar el nacimiento normal de los dos restantes.

Después de consultar, la joven pareja rechazó la oferta de especialistas. Charlene y Mark decidieron arriesgarse, y darles a todas sus hijas la misma oportunidad de vivir. Ya en la semana 24 de embarazo, la madre tuvo que ser hospitalizada. ¡Seis semanas más tarde, cuatro hermosas niñas vinieron con éxito al mundo!

Dos meses estuvieron las bebés en cuidados intensivos neonatales. Afortunadamente, todo salió bien y las «cuatro bellezas» se fueron a casa con sus muy felices padres. Hoy, Charlene y Mark no tiene ni un ápice de duda de que hicieron lo correcto, cuando decidieron ignorar los consejos médicos.

La joven madre comparte sus experiencias: Vivir con sus cuatro hijas es bastante normal. Las pequeñas gemelas son muy tranquilas y saludables. Además, ha conseguido cumplir su sueño de una familia numerosa.

Poco después del nacimiento, cuando las pequeñas ya estaban fuertes, y la madre recuperada de la experiencia del parto, la joven pareja consolidó su unión, e incluso organizaron un solemne bautismo para sus hijas.

Sobra decir que, tras el diagnóstico en su adolescencia, Charlene había perdido las esperanzas de convertirse en madre. ¡Y mira, para sorpresa de todos, estas cuatro gemelas fueron concebidas de forma natural!

El caso de Charlene Medlicott es la mejor prueba de que en la vida sí existen los milagros, a pesar de todas las predicciones negativas. Por supuesto, cuidar a cuatro chicas a la vez no es una tarea fácil. Sin embargo, por el bien de sus hijas, Charlene está lista para enfrentar cualquier dificultad.

¿Te gustó este artículo? Compártelo con tus amigos de las redes sociales…