Humanos ahora - árboles después

¡Olvídese de los ataúdes: estas vainas de entierro te convertirán en un árbol cuando mueras!

Cuando pensamos en cómo sería el final de nuestras vidas, la idea de regresar de dónde venimos, no resulta ser nueva y atrae a muchos, independientemente de nuestra fe, tradiciones y costumbres. Precisamente por eso, este nuevo y muy práctico método de entierro, desarrollado en Italia, ha tenido una increíble repercución y gran aceptación por parte de partidarios de entierro ecológico.

En muchas culturas universales, los árboles son tratados como sagrados, e incluso como deidades. Diseñadores Anna Citelli y Raoul Bretzelhan, dentro de su proyecto «Capsula Mundi», han desarrollado una cápsula de entierro orgánico biodegradable, que permitirá un entierro más amigable con el medio ambiente. El cuerpo del fallecido, al terminar sus días, servirá como sustento para el crecimiento de una nueva vida, un nuevo árbol.

Estas «semillas» revolucionarias fueron desarrolladas con la esperanza de ofrecer un entierro más práctico.

Parecía muy poco práctico que un ataúd de madera solamente tuviera utilidad para unos 3 días, cuando a un árbol normalmente le toma de 30 a 40 años para que crezca.

Al igual que un ataúd, estas cápsulas en forma de huevo están diseñadas para abrigar un cuerpo humano difunto, listo para su entierro.

El cuerpo es colocado en posición fetal dentro de la vaina biodegradable y enterrado en el suelo.

A partir de este momento, se planta un árbol encima de él, permitiendo a sus raíces absorber nutrientes y crecer.

Anna Citelli y Raoul Bretzel, el dúo detrás de «Capsula Mundi», explican: «El árbol se elige cuando la persona está viva, familiares y amigos cuidan de él despues que se produzca la muerte».

El atractivo de estas cápsulas de entierro es que el cuerpo humano no solo puede servir como una fuente de vida para un árbol, sino que también proporciona una forma de vida orgánica que sus seres queridos que están vivos, pueden visitar.

A diferencia de un cementerio tradicional lleno de lápidas, frías y duras, este método de entierro ofrece un bosque de vida en crecimiento.

Proporciona un monumento orgánico dedicado a cada vida humana, al tiempo que contribuye a la salud de la tierra.

Aunque una empresa italiana presentó este innovador método, el procedimiento del entierro está actualmente prohibido en Italia. Citelli y Bretzel están trabajando para cambiar la legislación relativa al entierro, para permitir que la gente tenga más opciones y alternativas.

¡Comparte con tus amigos este interesante tema sobre la iniciativa de la «Capsula Mundi»!