Hombre lee votos matrimoniales y votos paternos

Votos matrimoniales… ¡a lo doble! Así se expresó este hombre el día de su boda…

Cuando un hombre se enamora, sin duda tratará de conquistar, por todos los medios, el corazón de su amada. Esta puede resultar una tarea muy difícil, pero no existen barreras que el amor verdadero no venza. Pero si la «media naranja» viene acompañada de un pequeño retoño, el reto es aún mayor. No todos los hombres logran ganarse el amor de los hijos de su futura esposa. Pero este es un caso distinto.

¡Que pasada! te invita a conocer la historia de un hombre que sí lo logró y quiso que todo el mundo fuera partícipe de su alegría.

El piloto de carreras Brian Scott de 27 años y la modelo de 24, Whitney Kay decidieron casarse, luego de un año de noviazgo.

Pero la novia ya tenía una hijita, Brielle, fruto de su primer matrimonio. Desde que Brian comenzó a formar parte de esta familia, siempre trató de ganar el corazón de la pequeña.

El día de la boda, después de leer los votos matrimoniales y expresarle a Whitney todo su amor, para sorpresa de todos, Brian se arrodilló ante Brielle: «¿Te puedo decir una cosa?» — le preguntó emocionado.

«Prometo que siempre te llevaré de la mano, andaré contigo por la calle y te brindaré confort a tu vida», — le dijo.

«Juro que te invitaré siempre a hacer tus plegarias antes de cenar, te leeré cuentos y te llevaré a dormir cada noche».

«Juro que te mostraré la forma en la que un hombre debe cuidar a una mujer, poniendo como ejemplo la relación que tenemos con tu mamá».

«Y más que nada te juro que te protegeré, te cuidaré y te voy a amar siempre».

«Todos en el auditorio quedaron con los ojos llorosos, — comentó Withney. — Él ama a Brielle más que a su propia vida, y es fabuloso que todos los asistentes fueran testigos de su amor por ella».

«Qué fortuna que Brielle y yo hayamos encontrado a Brian».

«Ella es «la chiquita de papi»», — agregó Withney.

¡Una emocionante forma de ganarse el corazón de la futura hija! Para muchos padres el lazo de sangre no es lo más importante. Lo fundamental es que exista amor, respeto y comprensión… Solo así la familia podrá alcanzar la plena felicidad. Comparte esta historia con tus amigos para que conozcan lo que le dijo este hombre a la hija de su esposa, el día de su boda.