Vida conyugal de las parejas no recién casadas

Kamasutra de las parejas no «recién casadas». Lo que sucede después del idilio…

«Te amaré por siempre como el primer día…» He aquí una frase que todo recién casado suele expresarle a su pareja, bajo el idílico efecto del romance. Pero con el paso del tiempo, la vida conyugal pasa por varias etapas. «Cambia, todo cambia…», — dice la vieja y sabia canción. El amor y el romance también varían, aunque no necesariamente tienen por qué acabarse.

El secreto de la felicidad está en reconocer, aceptar y adaptarnos a estos cambios, manteniendo una adecuada comunicación con nuestra pareja. ¡Y es que no hay mejor manera de afrontar nuestros problemas que con franqueza y humor!

¡Qué pasada! te propone acercarte a la obra del escritor Simon Rich y el ilustrador Farley Katz, donde podrás apreciar divertidas escenas de la vida cotidiana de las parejas «no recién casadas».

Posición «Motivación al acto»
La mujer se acerca apasionadamente a las piernas de su esposo para… recoger la basura. Ella intenta de este modo motivarlo a que la ayude con la limpieza.

Posición «Lavaplatos»
Esta posición es especial para los amantes de los juegos de rol. El hombre toma la iniciativa… y carga la maquina con platos sucios. La mujer estimula continuamente a su marido con el objetivo de controlar todos sus actos… de lo contrario, él lo haría todo mal.

Posición «Aire fresco»
Está postura se relaciona con la adaptación a las normas y estándares de comportamiento. Es más recomendable en parejas que han convivido juntas durante mucho tiempo. De esta manera el hombre podrá contaminar el aire, sin tener que disculparse ante su esposa.

Posición «En el mal ajeno»
La pareja se toma de la mano para demostrarse apoyo mutuo, así como su cercanía y amor, mientras que la otra pareja pelea. Por extraño que parezca, esta posición solo funciona en público.

Posición «2+1»
Una postura clásica para esposos que ya tienen hijos. Esta pose ocurre cuando el juego amoroso es interrumpido por el niño, quien decide venir a dormir con sus padres, luego de haber escuchado un sonido extraño. Si esto sucede, procuren respirar profundamente y… ¡a dormir!

Posición «Tercero sobrante»
Esta postura se lleva a cabo cuando la esposa disfruta ampliamente, viendo el torso desnudo del nuevo integrante, que ha sido contratado para mover algún mueble porque el esposo no puede… En esta posición el esposo suele sentirse como un renacuajo infeliz.

Posición «Quiéreme en la tienda»
Es la posición donde la esposa arrastra a su marido de compras, aunque él intente evitarlo a cualquier costo.

Posición «La amenaza escondida»
En esta postura el esposo intenta cerrar su ordenador portátil lo más rápido posible, tan pronto aparece su esposa. Lo hace para evitar que ella descubra sus conversaciones o historial de navegación en Internet. El portátil puede sustituirse por el teléfono móvil. Esta posición suele acompañarse por sudoración excesiva en el varón y cambios en el ritmo cardíaco de la mujer.

Posición «El niño va donde la abuela»
Por fin los esposos tienen la posibilidad de cancelar cualquier plan que tengan para la noche y, por primera vez en mucho tiempo, dormir como y cuanto quieran. Un par de pastillas para dormir pueden ayudar y potenciar el efecto. El sexo podría ser también una buena opción, pero nooo… ¡Hay que aprovechar!

Posición «Minutos de tranquilidad»
Si el esposo se va de parranda con sus amigos al fútbol, la esposa puede relajarse, sumergirse en la tina y sentir toda la alegría del corto pero valioso tiempo a solas. ¡A disfrutar, se ha dicho…!

Como ves, la vida conyugal sí cambia, aunque esto no significa que se haya acabado el amor, éste solo evolucionó junto con la relación. Aprende a aceptar los cambios, y lo que es fundamental, aprende a disfrutar cada etapa de la vida junto a tu cónyuge… ¡Cada momento tiene su encanto!

Comparte este post con tus amigos para que se diviertan con estas graciosas escenas que reflejan la vida de los «no tan recién casados».