Compartir

Amables historias que calentarán el corazón en una noche de invierno

Los espacios informativos están llenos de noticias negativas. Basta con escuchar las noticias durante un par de minutos para arruinar tu estado de ánimo durante todo el día. Informes sobre reuniones de jefes de estados en conflicto, desastres o movimientos de protesta, eso nos lleva involuntariamente a preguntarnos: ¿Realmente no hay algo bueno en el mundo?

Nuestro consejo editorial decidió demostrarte que no todo está perdido en este mundo. Hemos reunido las mejores historias de las comunidades Peekaboo y Overheard, que sin duda te devolverán la fe a la humanidad.

© Depositphotos

1. «Visito regularmente un hogar de ancianos. A los jubilados les llevo medicinas, ropa, les alegro con dulces y toco para ellos la guitarra. Una anciana infeliz me llamó la atención: Su hijo no ha venido desde hace varios años, por lo que decidió encerrarse en sí misma y anhelar en solitario. Sin entrar en detalles, ¡Llevé a la abuela a mi casa! Ahora vivimos juntos con mis cuatro pesos. Cuido de ella, vamos de compras y a exposiciones juntos. Parecía haber florecido. Muchos no me entienden, pero para mí ella se convirtió en un miembro de la familia. Por eso, cuando conozco gente nueva, la presento como mi propia abuela».

2. «Soy un hombre de 40 años. Logré mucho en la vida y ahora decidí cumplir mi viejo sueño: Poner una máquina con juguetes en la que es casi imposible perder. Un ingeniero que conozco la instaló para que la garra agarre el juguete con fuerza y ​​no se caiga. Puse este milagro de la tecnología en mi tienda y lo llené con un montón de pequeños juguetes. Para mí, la máquina no es rentable, pero no la voy a eliminar. Veo las sonrisas de los niños y estoy feliz con ellos».

© Depositphotos

3. «Un buen amigo finalmente presentó a su nueva amante a nuestra amigable compañía. Pestañas artificiales hasta las cejas, labios hechos… A los amigos no les gustó de inmediato. Inesperadamente para todos, mi hija necesitaba un donante de sangre. Pedimos ayuda a todos nuestros amigos, pero los amigos parecieron evaporarse. Estoy sentado en el hospital, cuando de repente llega la misma chica. Luego acudía a mi hija todos los días con obsequios y regalos, y también ayudaba a mi esposa a limpiar la casa».

4. «Mi amable abuela permitía constantemente que un vagabundo se sentara en nuestra entrada. El hedor era insoportable. Hablé con él, resultó que después del derrame cerebral, su esposa y su hijastra vendieron su departamento y volaron a otro país. Lo dejé vivir en mi casa de campo, le di algo de dinero para viajes y comida, empaqué cosas viejas. Ahora tengo un guardia sobrio y respetable en mi casa de campo. Todo está limpio y renovado. Las frutas y verduras crecen en el jardín, y el hombre también tiene el calor y cariño de los vecinos. En general, solo vengo a la casa de campo a descansar».

‡агрузка...
© Depositphotos

5. «En los noventa, mi mamá trabajaba en un hospital, pero nunca había suficiente dinero. En una de sus guardias llegó un chico a su consulta. Se podía ver que estaba en problemas. Cuando fue dado de alta, pidió un préstamo a todos para poder llegar a casa de alguna manera. Solo mi madre se compadeció y prestó el dinero, sin esperar que le devolviera nada. A los 3 meses, llegó un paquete con dulces, comida y una suma de dinero, que era 3 veces más de lo que le había prestado mi madre. Vivimos de eso un mes más».

6. «Tenía 24 años cuando me peleé fuertemente con mi marido. Estaba sentada sola en un banco del parque, triste y deprimida. De repente él se acercó, se presentó y se sentó a mi lado. Siguió una conversación sencilla y tranquila. Sonrió tan radiantemente, y luego tomó mi mano y dijo que yo era la más hermosa chica del parque. Me dió un beso de despedida en la mejilla y se fue hacia su madre. Gracias, Dima de tres años, nunca te olvidaré».

© Depositphotos

7. «Tengo un broche, nada significante. Una vez, una jubilada de 70 años se sentó conmigo en el metro y me pidió que vendiera esa joya. Me negué, pero me dio su número y me aseguró que si necesitaba una cantidad mayor, la encontrara. Le conté a mi abuela sobre esto, ella dijo que había recibido ese broche como regalo hace mucho tiempo. Decidí llamar a esta abuela y averiguar más. Resultó que este mismo broche fue vendido una vez por su madre para poder alimentar a su familia. Mostró fotos antiguas. Le devolví el broche a la anciana».

8. «A la edad de 8 años, saqué del agua a un niño de un año que se estaba ahogando. Han pasado 15 años, el chico me encontró y me pidió que fuera el padrino de su hijo. «Me salvaste la vida, así que estoy dispuesto a confiarte la cosa más preciada», dijo. Fue muy agradable, especialmente cuando vi orgullo en los ojos de su familia».

© Depositphotos

9. «Sochi, balneario de Adler. En ese momento, las abuelas todavía sentadas en sus puertas hacían señas a los vacacionistas. Mi abuela también hizo eso. Nuestra casa está ubicada justo enfrente de la estación de tren. Una vez, una abuela se sienta y ve a dos mujeres que caminaban llevando de la mano a tres niños, con los ojos llenos de lágrimas. Vagaban por la calle sin hacer preguntas. Mi abuela, que es una mujer muy amable y curiosa, les dejó entrar al patio.

Resultó que viajaban desde Irkutsk y les habían robado. Como resultado, mi abuela les permitió quedarse con nosotros durante dos semanas. No tenían dinero, pero con el tiempo lo devolvieron todo. Aunque mi abuela no esperaba esto. Alimentaba a los niños con papilla, a las mujeres con pasta y patatas (eran los 80, se daba lo que se podía). Vinieron a nosotros cada año durante otros 20. A menudo, recordamos esta historia juntos en la mesa.»

© Depositphotos

10. «Durante la pausa del almuerzo, noté a uno de los recolectores (un hombre barbudo que parecía tener unos 40 años), que estaba mirando a Bob Esponja en una tableta. Tuve curiosidad:

– ¿Te gusta?

– Sí, más o menosr – el hombre frunció el ceño, pero siguió mirando con atención.

– ¿Por qué miras entonces?

– Sí, este soy yo para mi hija…

Resultó que tiene una hija de 7 años. La niña no veía desde que nació. Su padre amoroso decidió ver dibujos animados y luego contárselos a la hora de dormir. Trató de incluir audiolibros para ella, pero la bebé insistió en que papá continuara contándole historias a su manera. Lo escuchamos y se nos llenaron los ojos de lágrimas. Incluso el jefe, un armenio de cabello gris, escondió su rostro entre sus manos y se sentó en silencio durante unos 10 minutos, fue interesante ver las reacciones de quienes lo rodeaban. Todos estaban enganchados».

© Depositphotos

El mundo no está exento de buenas personas. Conviértete en un héroe de las buenas noticias: ¡Ayuda a los que rodéan! Comparte tus sentimientos, tu buena energía y este enlace con las amistades de las redes sociales.

Загрузка...