Gatos con un corazón de oro

Fieles amigos: ¡17 imágenes que demuestran que los gatos también tienen un corazón!

Apuesto que este artículo te hará dejar lo que estés haciendo, y correrás a abrazar a tu minino…

¿Qué sabemos de los gatos? Primero: son muy tiernos (esto lo puedes apreciar perfectamente en las miles de publicaciones en Internet). Segundo: son criaturas que disfrutan mucho de su independencia. ¿No es suficiente, verdad?

La creencia de que los gatos, a diferencia de los perros, no tienen necesidad de las caricias de sus dueños, que con solo darles de comer y cambiarles la arena es suficiente… ¡Es muy injusta! La verdad es que, muy a menudo, los gatos se convierten en los amigos no menos fieles que los perros. ¿No lo crees? Pregúntale a cualquier «amante de los gatos» que, sin duda, alegremente te lo va a confirmar.

¡Qué pasada! te propone disfrutar de esta selección de imágenes con sus historias, que demuestran que los gatos en realidad tienen un corazón muy sensible y tierno.

¿Quién no conoce a los gatos, esos «amantes de la libertad»? Increíblemente, pero la gran mayoría de ellos caen rendidos en los brazos de los niños de casa, sin siquiera mostrar sus garras… ¡Una paciencia asombrosa!

Estos dos amigos comienzan cada mañana con la lectura común del periódico.

Esta mujer de ochenta años rescató a su gata de la calle. Desde entonces son inseparables.

Este gato siempre acompaña a su dueño a su trabajo, como limpiador de piscinas.

Los padres de esta niña con problemas de desarrollo temían mucho su reacción hacia el gato. Pero su temor resultó vano: ¡Fue amor a primera vista!

Desde que su mujer falleció, su gata no lo abandona ni por un minuto.

La gata se coló en el hospital, para visitar a su dueña enferma.

En realidad, él no es muy amante de los gatos, pero a la gata le da lo mismo.

Dicen que los gatos pueden curar enfermedades.

El prisionero Richard Amaro y su gata Clementina, dentro del marco del programa de ayuda a los gatos en los refugios para animales sin hogar.

Los Guardaespaldas.

Un hombre centenario y su gato de diecisiete años.

Los mejores amigos.

El visitante especial.

Él siempre soñó con tener un gato, y al fin su deseo se cumplió.

Son felices juntos.

¿Acaso esto no es un amor verdadero?

¡Es imposible no emocionarse ante estas fotografías! Se nota que existe un lazo muy fuerte entre estas mascotas y sus dueños, delicado e inquebrantable… ¡Son adorables estos mininos! Comparte este post con tus amigos, y si tienes un gato en casa, corre a abrazarlo. Recuerda que tienes una fuente inagotable de buena energía justo a tu lado, ¡verás cómo cambia tu día para mejor!