Experimento con gas en el lago

Él hizo un agujero en el hielo de un lago helado. Lo que ocurrió después, ¡fue fascinante!

Cuando miras el agua fluyendo bajo la corteza helada de un lago, sumergido en un sueño inviernal, la mente queda invadida por los pensamientos sobre belleza y poder de la Madre Naturaleza. Pero… ¿asociar tan hermoso momento con llamas y explosiones?… Apuesto a que ésto no se le ocurriría a nadie. Sin embargo, la demostración convincente de este hombre de edad avanzada, te hára cambiar de opinión.

Protegiéndose del viento, el patriarca de cabellos blancos caminó con cuidado sobre el lago helado, con un cuchillo y una caja de cerillas en manos. Encontró un par de manchas blanquecinas en el hielo y se puso a abrir, con precaución, un agujero en una de ellas. Luego, el hombre… le acercó a la abertura un fosforo encendido.

El esfuerzo del experimentado científico de edad avanzada, dio lugar a una impresionante y real antorcha. La belleza fría del mundo invernal en pocos segundos ¡se ha convertido en un triunfante fuego!

Los que todavía recuerdan los tiempos de la escuela, seguramente entenderán que el fuego prendido se debe al metano natural. Este gas fue generado como resultado de descomposición de materia orgánica en algún lugar del fondo del lago. El viejo naturalista realizó una magnífica demostración que muestra que el hielo y el fuego, en realidad, son mucho más cercanos entre sí, de lo que parece.

Fuera lo que fuese, ¡el experimento fue espectacular! Por cierto, ¿notaste cómo el hombre, después de cada demostración, recogió cuidadosamente del hielo todos los fósforos usados? ¡Nada de basura!

¡Muéstrale este video a tus amigos para que deleiten sus ojos con una de las innumerables maravillas de la naturaleza!