El encuentro de dos amantes 22 años después

Destino unió a estos dos amantes 22 años después de la separación. Solo un minuto — y ¡qué explosión de emociones!

Probablemente, en la vida de cada uno de nosotros, ha habido una persona que, por una u otra razón, es imposible olvidar. Ahora imagina por un instante tu reacción, si el destino logra reunirlos de nuevo, al menos por un minuto.

En el lejano 1988, la artista serbia de performance, Marina Abramovi, decidió separarse de su amado, tambien artista de artes escénicas, Uwe Laysiepen, más conocido bajo el seudónimo de Ulay, tras 12 años de matrimonio. Estas personas creativas se tomaron la separación de forma muy singular: los amantes decidieron moverse simultáneamente, uno en dirección hacia el otro, de los extremos opuestos de la Gran Muralla de China. Ulay partió del desierto de Gobi y Abramovi — del Mar Amarillo. Cada uno de ellos atravesó 2.500 kilómetros, y se encontraron en el centro de la Muralla. En el lugar de reunión, se abrazaron y se separaron para siempre. Después de eso, no se han visto más…

Pasaron 22 años, y en 2010 en su exposición en Nueva York, Marina llevó a cabo una presentación perfomántica más extensa de toda su obra, un espectáculo llamado «La artista está presente». Durante 716 horas y media, la artista se las pasó sentada inmóvil frente a una mesa. Para compartir su presencia, durante cada 1 minuto intercambia la vista con los expectadores, que uno a uno, se sentaban frente a ella. Durante el tiempo de la actuación, ella miró a los ojos ¡a más de 1 500 espectadores!

De repente, frente a Marina, a la mesa se sentó un hombre, a quien ella no había visto desde hace más de 20 años… ¡No alcanzan palabras para expresar toda la gama de emociones que vivieron en un minuto los antiguos amantes!

Sin lugar a dudas, aquella mirada, Marina la recordará como ninguna. ¡Que historia de amor tan desgarradora! Comparte este artículo con tus amistades, esta explosión de emociones no puede describirse con palabras – ¡hay que verla por sí mismo!