Compras caras

La gente rica nunca compra estas seis cosas. ¡Hazlo, y nunca serás pobre!

Si bien es cierto que el dinero no cae del cielo, y que hay que trabajar muy duro para conseguirlo, con frecuencia la independencia financiera, a la que todos aspiramos, depende de cosas muy inesperadas.

El trabajo duro no es suficiente. Es el tiempo que le dedicas al trabajo la verdadera moneda con la que se calcula todo. Así como lo es la capacidad de valorar tu trabajo, equivalente a la capacidad de administrar el dinero que recibes por él.

Multiplicar el dinero es meramente un enfoque para lograr la riqueza, no el resultado de una economía férrea.

¡Qué pasada! te propone conocer seis consejos realmente importantes, para que corrijas tu condición financiera. Tal vez no de inmediato (probablemente tendrás que hacer un poco de esfuerzo), pero, el resultado, definitivamente, valdrá la pena.

Compras caras

  1. No gastes en restaurantes lo que no puedas pagar, tampoco en vacaciones caras. Las compras grandes y regulares solo lograrán socavar tu condición financiera. ¡Eso es totalmente injustificado! Haz lo que la gente adinerada hace: prepara una comida casera sencilla y saludable, y ahórrate el viaje al restaurante caro para una ocasión especial.

  2. No compres tanta ropa, zapatos y adornos. Ahora está de moda cambiar de uno a otro tan rápidamente, que comprar 10 vestidos en una sola estación no vale la pena. Haz un guardarropa básico, según tu forma y estilo de vida. Demasiada atención, o lucir con mucho estilo, no te hará lucir más rica.

  3. Abstente de comprar misceláneas y coches de lujo, del último modelo. La solución más sensata, en este caso, es elegir aquello que te pueda servir por más de un año. Así no tendrás la necesidad de gastar en mantenimiento exclusivo, o en la compra de recambios ultra caros.

  4. Nunca malgastes dinero en lo que puedes hacer tú mismo, especialmente en la preparación de tu propia comida. Por ejemplo, hornear una pizza es mucho más barato, útil, y más divertido, si se hace en el círculo familiar. Esto incluye el lavado de la ropa, la limpieza del hogar…

  5. Una educación costosa es imprudente. Muchas personas ricas dan preferencia a las instituciones educativas estatales (universidades, liceos y colegios). La matrícula gratuita, en cuanto a calidad, no se diferencia mucho de la privada pagada, y el presupuesto no hará un agujero en tu bolsillo.

  6. No sedas a los caprichos de los niños, incluso, si puedes comprarle lo que quieran. No dejes de hacerles regalos, pero ciertas restricciones les enseñarán a valorar lo que ya tienen.

Mantente alejado de las cosas que te den un sentido de satisfacción a corto plazo. Gástate el dinero en ti mismo, crécete, come apropiadamente, y gana buen gusto. ¡El dinero es un recurso, no más! Recuerda que los recursos son renovables, no así el tiempo que inviertes en ellos.

Comparte estos importantes consejos con tus amigos de las redes sociales… ¡Ayúdales a hacerse ricos, seguro te lo agradecerán!