Ácaros de la piel

Ella pensó que sus granos se debían a las hormonas. ¡Lo que reveló el microscopio, dejó a todos en shock!

Muchas enfermedades cutáneas son de carácter estacional. Una de ellas es la demodicosis. Esta se debe a un ácaro microscópico, que parasita y daña la piel.

El pico máximo de la enfermedad ocurre generalmente al final del verano, o a principios de otoño. La piel en este tiempo se debilita, por reducción de la inmunidad local, a causa de los efectos de la exposición prolongada a los rayos ultravioleta. Esta se vuelve más grasa, lo que aumenta la atracción hacia las garrapatas.

Ácaros de la piel

Las espinillas rosadas o rojas, que aparecen en la frente y las mejillas, los problemas con la piel de la espalda, la inflamación de los folículos pilosos… son todos síntomas muy claros de la demodicosis. El problema es que estos síntomas son comunes también de otras patologías de la piel, lo que a menudo entorpece a los dermatólogos, a la hora de establecer un diagnóstico correcto.

El tratamiento incorrecto sólo agrava la situación, lo que le da al ácaro la oportunidad de ocupar cada vez más segmentos de piel. Como resultado, la demodicosis podría perdurar durante años. Puede aparecer e incubarse de nuevo, dejando una fea cicatriz en la piel.

El ácaro Demodex es demasiado pequeño para ser visto a simple vista. Se aloja es las glándulas grasientas de los folículos pilosos. Sus principales fuentes de energía son la grasa y las capas muertas de la piel.

Los deshechos de este parásito pueden causar reacciones alérgicas severas, que a menudo conducen a complicaciones. Enrojecimiento, picazón, irritación de la piel, son parte de una larga lista de síntomas de la infección por este ácaro cutáneo.

La infección del ácaro de Demodex ocurre mayormente por contacto directo. También puede ocurrir a través de la ropa, los juegos de cama y los cosméticos. ¡Préstale especial atención a la esterilidad de las herramientas que usas en el salón de belleza!

Casi todas las poblaciones adultas son portadoras de Demodex, pero la enfermedad ocurre solamente durante períodos de tensión severa para el cuerpo. Estos períodos suelen ser: el embarazo, la pérdida o ganancia significativa de peso, la inmunidad comprometida o el reajuste estacional del cuerpo.

Un médico experimentado podría diagnosticar la demodicosis sobre una base circunstancial. Sin embargo, la fidelidad del diagnóstico solo puede confirmarse tras un raspado de piel, visto al microscopio.

El tratamiento puede tomar entre 1 y 3 meses, dependiendo de las características individuales de cada cuerpo. Primero, se usan medicamentos para eliminar el exceso de secreción de las glándulas sebáceas, sustancia vital para las garrapatas, lo que ayuda a disminuir la inflamación.

Después de eso, se comienzan a administrar medicamentos y vitaminas, para fortalecer el sistema inmune. En los casos más extremos, los médicos pueden auxiliarse de medios antiinflamatorios y bacteriales, de uso interno.

Durante el tratamiento, es importante prestar suma atención al cuidado cosmético apropiado para la piel. La piel se debe limpiar cuidadosamente de escamas y sudor, por lo menos dos veces al día. La purificación profunda y regular con máscaras exfoliantes ayudará a limpiar los poros contaminados. Esto reducirá significativamente la población de garrapatas.

Los procedimientos de calentamiento: sauna, baños de vapor o máscaras que provoquen una expansión excesiva de los folículos, están contraindicados. Lo mejor es mantener hidratada la piel, ya que esto brindará un apoyo adicional durante la terapia agresiva.

Olvídate además de las almohadas y las mantas con relleno. Las garrapatas no son muy afines a los rellenos sintéticos. Da preferencia a las almohadas de poliéster, cambia las sábanas y plánchalas todos los días. ¡Sí, todos los días!

Los procedimientos de fisioterapia, como el crio masaje, acelerarían la recuperación, al mejorar la circulación de la piel.

Es importante continuar el tratamiento hasta el final. Incluso, después de una recuperación completa, continúa realizando actividades terapéuticas y preventivas, durante otro mes más. Esto evitará una posible re-infestación.

Cuidando tu higiene, y la higiene de tu familia, estarás protegiendo tu salud. Esta enfermedad veraniega está a la espera de tu descuido… ¡No le des la oportunidad! Comparte este importante mensaje con tus amigos de las redes sociales…