Cómo preparar las tortas

Un poco de hojas de cebolla, la harina y el agua… ¡El resultado es sorprendente!

¡Quién podría pensar que la combinación de una masa sosa, común y corriente, y los cebollines puede resultar tan sabrosa!

¡Qué pasada! te asegura: basta con preparar este plato tan solo una vez para que se convierta en tu plato predilecto. Las tortas con cebollines tostadas, aromáticas y crujientes, sirven para acompañar tanto una ensalada ligera como un asado. Las tortas se las puede servir para el desayuno con un vaso de leche caliente, o serían ideales como un entremés durante un picnic, mientras se prepare la barbacoa.

Cómo preparar las tortas

INGREDIENTES:

  • 350 g de harina de trigo,
  • 200 ml de agua hirviendo,
  • 1 cdta de sal,
  • 2 cdas de aceite.

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • un ramito de cebollines,
  • una pizca de sal.

PREPARACIÓN:

1. Añade la sal, el aceite y el agua hirviendo a la harina tamizada. Mézclalo todo con una cuchara de madera, y cuando la masa se enfríe un poco, amasa una masa elástica y forma una bola. Tapa con una toalla el tazón donde está la masa y déjala reposar durante 20–30 minutos.

2. Lava bien la cebolla y córtala en trozos muy finos. Añádele la sal.

3. Aplana la masa, hasta lograr una capa de 3 mm de espesor. Distribuye la cebolla por la superficie de la capa, presionándola un poco.

4. Enrolla la capa con cebolla y córtala en 12 trocitos.

5. Junta los extremos de cada rollito de ambos lados para que forme una especie de bola. Aprétalo contra la mesa con la palma de la mano y aplánalo con un rodillo para convertirlo en una torta de cerca de 10 cm de diámetro. Para que la masa no se pegue a las manos, pásala por la harina.

6. Hay dos maneras de preparar las tortas: freírlas con aceite o sin aceite. Yo añado una gota de aceite solo al principio y preparo las tortas en una sartén casi seca. La variante clásica de la preparación de las tortas supone que se frían con una cantidad moderada de aceite.

Increíblemente sencillo y muy sabroso. A propósito, puedes variar el relleno a tu gusto: las lonchas de jamón, el queso, la espinaca… ¡Qué suerte que existan unas recetas tan rápidas!

No escondas esta receta de tus amigos — ¡compártela con ellos lo más pronto posible!