Cómo lavar chaquetas de pluma

Cómo lavar las chaquetas de pluma en la lavadora: 7 sencillos pasos.

Con la llegada del invierno, se aproxima el tiempo de prepar nuestras ropas más calientes, y si nos tocó vivir en un clima frío, sacamos de los escaparates nuestros cálidos abrigos de invierno. Muchos de nosotros usamos en la temporada invernal las chaquetas con relleno de pluma, ya que es una ropa para abrigar, muy cómoda y práctica.

Tras meses de estar guardads, podemos notar que nuestras prendas de pluma están mas apelmazadas, o hayan proliferado algunos olores , ya que la pluma tiende a absorber polvo y humedad. Por lo que, antes de usarla, es muy conveniente proceder con el lavado de la prenda. Los servicios de lavado no son muy baratos, mientras que la limpieza en seco no es aconsejable, así que Quepasada.cc te va a mostrar los principales pasos a tener en cuenta, para realizar un correcto lavado, para que la pluma recupere al máximo su volumen inicial. Pero, antes de poner la chaqueta en la lavadora, es necesario averiguar cómo lavarla correctamente…

Cómo lavar una chaqueta en la lavadora

1. Antes de comenzar a lavar, abrocha las cremalleras y los botones. Quítale las partes de piel, si las hay. Vira la chaqueta de forma tal que la parte de adentro quede para afuera.

2. Lava la chaqueta sola, sin agregar otro tipo de ropa.

3. Utiliza solo detergente líquido, apropiado para el lavado de prendas delicadas. ¡Nada de polvo alguno!

4. Elige el modo de lavado más suave y lava a baja temperatura. Lo más óptimo es lavar a 30-40°C, sin sobrepasarlos en ninguno de los casos. Enjuaga con abundante agua por lo menos 3-4 veces.

5. El lavado de la chaqueta suele dejar las plumas abultadas. Para evitarlo, se recomienda poner en la lavadora 3-4 pelotas de tenis, previamente lavadas. Pero debes recordar que éste método puede dañar el tejido exterior de la prenda, si no se trata de un material resistente.

6. El uso del centrifugado no es imprescindible, pero en caso de que decidas usarla, hazlo a velocidad de rotacion alta, previamente realizando varios ciclos cortos de velocidad baja. Seca la chaqueta al aire libre. Evita hacerlo cerca de una fuente de fuego o de algún dispositivo de calefacción.

7. La chaqueta puede que no se seque completa en un solo día. Se recomienda agítala periódicamente, para que las pelusas se desprendan.

Si sigues estas simples reglas, tu chaqueta se verá como nueva después del lavado.
Comparte con tus amigos estos valiosos consejos sobre el mantenimiento de las prendas de pluma, tal vez les serán de mucha utilidad.