100 objetos que se deben desechar

Liberando el espacio: 100 cosas que debes desechar cuanto antes.

Los objetos, al igual que todo en la vida, tienen un tiempo de uso limitado, pero… ¿quién no ha sentido, alguna vez, este impulso de resistirse a desprenderse de ellos, aún sabiendo que ya no le son útiles? Pues bien, para avanzar en la vida, es importante aprender a dejar atrás todo lo que ya no necesitas. Sobra decir que lo mismo se aplica tanto para las relaciones humanas como para las cosas materiales. Y éstas incluyen tu casa, que no es más que el reflejo de tu propia vida. No temas dar el primer paso… ¡Comienza desde tu hogar!

Quepasada.cc te propone una lista de los objetos que necesitarás desechar, para poder evolucionar en la vida. Algunos simplemente arrójalos a la basura, otros pueden serle de utilidad a otras personas. No tengas miedo… luego de dar el primer paso, todo fluirá mejor. Como dice el refrán: «Para que llegue lo nuevo, tiene que irse lo viejo». ¡Tu nueva vida te espera!

1. Los restos de papel envoltorio.

2. Las tarjetas de visita que ya se usaron.

3. Boletos viejos.

4. Calcetines desgastados.

5. Recetas que no necesitas.

6. Camisetas viejas.

7. Flores secas.

8. Los CD que no necesitas.

9. Las ligas para el pelo, estiradas.

10. Revistas antiguas.

11. Los zapatos que no te quedan o que no te pones.

12. Baratijas pequeñas.

13. Utensilios de cocina que no utilizas.

14. Sujetadores desgastados.

15. Accesorios para el pelo que no necesitas.

16. Aretes sin pares.

17. Las bufandas que nunca te pones.

18. La ropa que te queda pequeña.

19. Los regalos que no necesitas.

20. Toallas viejas.

21. Cosméticos viejos.

22. Perchas viejas.

23. Salsas caducadas.

24. Juguetes de tus mascotas, con los que nunca juegan.

25. Medicinas caducadas.

26. Esmalte para las uñas que ya se secó.

27. Cupones caducados.

28. Papeles viejos.

29. Los DVD que no ves.

30. La comida para mascotas que éstas ya no comen.

31. Champús, cremas y lociones viejos.

32. Ropa defectuosa que es imposible de reparar.

33. Ropa manchada que no puedes limpiar.

34. El vestido viejo de tu fiesta de graduación.

35. Los utensilios de cocina antiadherentes raspados.

36. Ropa interior o bikini viejos.

37. Aparatos eléctricos, viejos o descompuestos.

38. Joyas oxidadas.

39. Medias rotas.

40. Bolígrafos que no escriben.

41. Collares y pulseras con cierres rotos.

42. Cables y alambres que nunca usas.

43. Ropa de cama vieja.

44. Envases vacíos de detergentes o limpiadores.

45. Los botones de repuesto para la ropa que ya no tienes.

46. Tapetes del baño desgastados.

47. Carteras que ya no usas.

48. Los cubiertos, platos y vasos que te quedaron de algún juego de cubiertos.

49. Almohadas viejas.

50. Zapatos desgastados.

51. Invitaciones de boda viejas.

52. Juego de café viejo.

53. Piezas de repuesto para los muebles que no necesitas.

54. Manuales de construcción de muebles.

55. Cajas.

56. Jarrones que nunca utilizas.

57. Cartas viejas.

58. Folletos turísticos.

59. Pinzas que no necesitas.

60. Crayones y marcadores viejos que ya no pintan.

61. Contenedores sin tapas.

62. Papelería que no usas, stickers y estampas.

63. Pantalones de mezclilla rotos.

64. Fundas para celulares viejas o rotas.

65. Los cargadores que no usas.

66. Especias viejas.

67. Esponjas desgastadas.

68. Moños de regalos.

69. Las tarjetas y regalos de tus compañeros de trabajo que no necesitas.

70. Las tarjetas de descuento de las tiendas a las que nunca vas.

71. Las cajas de cerillos vacías.

72. Bolsas viejas.

73. Calendarios viejos.

74. Carpetas viejas.

75. Imanes que ya no te agradan.

76. La ropa que está fuera de moda.

77. Los adornos de Navidad rotos.

78. Las luces o series musicales rotas.

79. Toallas desgastadas.

80. Comida caducada.

81. Cables USB y otros cables de computadora que nunca utilizas.

82. El software viejo.

83. Disquetes.

84. Teléfonos móviles viejos.

85. El calzado que durante varias temporadas no te has puesto.

86. Las camisetas con estampado publicitario que nunca te pones.

87. Muñecas viejas.

88. Recibos viejos.

89. Arroz u otros granos viejos.

90. Facturas viejas.

91. Cancela las suscripciones de las páginas de Internet que no necesitas.

92. Limpia tu correo electrónico.

93. Elimina la música innecesaria de tu teléfono y de tu computadora.

94. Juegos de mesa a los cuales les faltan algunas fichas o tarjetas.

95. Los manuales viejos que nunca volverás a usar.

96. Los libros que ya leíste y no quieres volver a leer.

97. Copias de papeles que ya no necesitas.

98. El teléfono de casa que ya no usas.

99. Accesorios para tu teléfono móvil que ya no utilizas.

100. Libretas viejas.

Desprenderse de la vida vieja nunca es fácil. Pero no lo dudes, basta solo dar el primer paso, y verás como los cambios te harán sentir una nueva persona. ¡Con una casa renovada y organizada, tu mente estará en perfecta armonía! Comparte estos importantes consejos con tus amigos.