¿Cómo hacer para salvar los pies del frío?

¿Cómo hacer para que los pies no sientan frío? ¡Este sencillo método es una salvación en el invierno!

Probablemente habrás notado que, durante la temporada de frío, lo primero que «se congela» son los pies. El frío contribuye a que la circulación sanguínea en los pies se vuelva más lenta, por lo que éstos se enfrían rápidamente, llevando, a menudo, a consecuencias desagradables.

Pero, ¿cómo protegerse de los resfriados, la cistitis, la enfermedad renal y otras dolencias? ¿Cómo mantener calientes los pies, incluso, cuando las botas cálidas de invierno no ayudan? Para resolver este problema, ¡Qué pasada! ha traído hoy un truco simple y muy eficaz que ayudará a aislar los pies y así mantener el calor dentro de las botas. Lo más atractivo del truco es que no requiere de grandes gastos, y lo podrás poner en práctica ¡literalmente en 5 minutos!

NECESITARÁS:

  • tijeras,
  • marcador,
  • 1 hoja de reflector de calor.

Éste debe ser de aluminio, de los que se instalan detrás de la batería de calefacción. Puedes comprarlo en cualquier ferretería.

MODO DE PREPARACIÓN:

  1. Retira la plantilla de tu zapato de invierno y adjúntala a una hoja de reflector de calor.
  2. Con un marcador traza el borde de la plantilla.
  3. Con las tijeras recorta la plantilla de la hoja de reflector y colócala debajo de la plantilla normal de tu zapato.

En este video puedes ver en detalle todo el procedimiento:

Un punto importante: para que las piernas puedan «respirar» mejor, poncha unos agujeros en la plantilla preparada, con un diámetro de 3 o 4 mm.

¡Ahora tus pies ya no pasarán frío! El reflector de calor les devolverá el calor y evitará la entrada del frío desde el suelo. ¡Tus pies se mantendrán cálidos, incluso en las condiciones más frías!

¡Cuéntales a tus amigos acerca de este maravilloso método! Sin dudas, ellos te lo agradecerán.