Bebé delfín atorado en una bolsa de plástico

¡Rescatan a bebé delfín en Brasil! Un buen motivo para pensar en el daño que puede causar el hombre a otros seres…

Empiezó el Nuevo Año, y nuestro planeta ha comenzado su nueva vuelta alrededor del astro Sol. ¿Cómo será este nuevo año, habrá algún cambio en nuestra visión del mundo, en forma de tratar a nuestra «casa común», nuestra delicada y única «nave espacial»? A veces, pienso: qué desastre que estemos destruyendo nuestro hábitat. ¿Qué culpa tienen los otros seres vivientes de compartir la Tierra con los humanos?

Hoy ¡Qué pasada! quiere compartir contigo un hermoso video que definitivamente pone en alto la fe en la humanidad. Se trata de unos pescadores brasileños que, en las cercanías de Sao Paulo, se toparon con un bebé delfín que estaba luchando por librarse de una bolsa de plástico.

Después de variosos intentos, los hombres lograron atrapar al delfín, auxiliándose de un jamo de pesca. Lo subieron al bote, donde le quitaron el plástico que lo aprisionaba. Despues de contemplarlo algunos momentos, los chicos lo liberaron al mar, entre gozos y risas. Al tocar el agua, el pequeño dio varios saltos de alivio y alegría. Pues era difícil determinar cuánto tiempo había estado ahí, luchando contra el plástico agobiante.

No puedo describir la alegría que sentí, al ver los brincos de agradecimiento de la cría de delfín. Y solo pensar que en nuestros mares y océnanos, miles de criaturas se ahogan en plásticos y mueren por otros residuos, ¡producto de nuestra vida!

Según los estudios de Greenpeace, Naciones Unidas define como «basura marina» cualquier material solido persistente, manufacturado o procesado que ha sido descartado, vertido o eliminado en el medio ambiente marino o costero.

¿Cuanta basura hay en el mar?

Según el Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas (PNUMA), cada año paran en el mar cerca de ¡6,4 millones de toneladas de basura!

Por su puesto, se extiende de forma desigual. 70% de ello acaba en el fondo marino, otros 15% se mantienen en la columna de agua, y el resto termina en las playas. Por tanto, la parte que finalmente acaba en las costas y la que podemos observar, es solo una mínima fracción del total de desperdicios marinos a nivel del planeta.

Suerte para este pequeño que los pescadores se encontraban en ese lugar y momento preciso. ¡Aplausos por esta gente de buen corazón! Si tambien te emocionaste al ver el video, ¡no dejes de compartirlo con tus amistades!