Boda de personas con el Síndrome de Down

Todos los invitados admiraron el vestido de la novia, pero al verle la cara, quisieron cancelar la boda…

El 21 de marzo, en todo el mundo se celebra el día de la gente del sol. El vigésimo primer día, del tercer mes del año, está dedicado al Síndrome de Down, una patología genética, causada por un cromosoma adicional en el par 21.

Por mucho tiempo, la sociedad ha juzgado y rechazado a estas personas especiales, solo por el hecho de no entenderlas. Razón por la que muchas organizaciones, gubernamentales o no, se han dado a la tarea de educación acerca de esta enfermedad. Las estadísticas son muy tristes: más del 85% de los padres que abandonan a los niños con síndrome de Down, lo hacen encontrándose estos todavía en el hogar materno…

¡Qué pasada! quiere presentarte a una pareja maravillosa, que te demostrará que con este síndrome no sólo se puede vivir, sino también alcanzar la felicidad. ¡Velo por ti mismo!

Estos sonrientes y maravillosos enamorados se llaman Marianne y Tommy Piling. Casados ​​durante 22 años, son felices, a pesar del hecho de que ambos nacieron con el síndrome de Down.

Se casaron en 1995, cuando sobre esta unión se sabía muy poco. Naturalmente, no les fue nada fácil al principio, pues la gente a su alrededor no aceptaba la relación. ¡Un verdadero tabú!

Linda, la hermana de Marianne, abrió una página en Facebook, donde, con mucho gusto, compartió esta maravillosa historia de amor. Comentó que a su madre le fue muy difícil aprobar el matrimonio, debido a los prejuicios, pero al final cedió, por la felicidad de su hija.

«El día en que Marianne conoció a Tommy, ella regresó a casa muy feliz, con una gran sonrisa en su rostro. No podía dejar de hablar del hombre, y preguntó si él podía venir a nuestra casa para la cena».

«Los jóvenes se estuvieron encontrando durante un año y medio, y luego Tom vino a nuestra madre con la propuesta. Por anillo, él trajo un juguete de una máquina expendedora», — recuerda la hermana.

Las críticas han llovido sobre esta pareja, a lo largo de los años que han vivido juntos. Pero lejos de destruirlos, estas sólo fortalecieron su relación. Incluso ahora, después de 22 años de matrimonio, siguen amándose con la misma pasión del primer día.

Una historia de amor increíble. ¡Basta con mirar lo felices que son!
 

Estas personitas especiales que no creen en barreras o límites, cuando de vivir la vida al máximo se trata. ¡Ojalá sus experiencias sirvan de ejemplo a todos los chicos y chicas nacidos bajo el signo del Sol, para que no se priven de la esperanza de alcanzar la felicidad!

¡Ellos merecen todo el respeto y amor del mundo, no ser juzgados por aquellos que no entienden nada! ¿No te parece? Comparte esta maravillosa historia con tus amigos de las redes sociales…