Fuerza de la palabra

Ella le quitó el cartel de las manos del ciego… e hizo unas correcciones. ¡El cambio fue extraordinario!

Aquel hermoso día de verano, el pobre mendigo ciego y sin hogar estaba sentado como siempre sobre las frías piedras de la calle, pidiendo limozna. Los transeúntes absortos en su carrera diaria, no tenían mucha prisa por ayudar al pobre, echaban una o dos miradas vacías en su dirección y continuaban su camino. Todo lo que él había logrado reunir hasta el medio día, eran unas escasas monedas de poco valor, que no alcanzarían ni para un plato de comida. Todo indicaba que al desdichado lo esperaba otra noche más con hambre.

De pronto, una muchacha joven desconocida se detuvo ante él. Miró curiosamente la sencilla placa, un trozo de carton que el ciego tenía cerca, exortando a la gente a brindar alguna ayuda. La joven, pensó un instante, sacó de su bolso un marcador y escribió una nueva inscripción en la placa.

¿Qué había sucedido? El ciego no podía creer a su suerte. Parecía que de pronto se había abierto un verdadero río de monedas, sí era menudo, pero era dinero. Ahora cada transeúnte, habiendo fijado una breve mirada en el ciego, se detenía y sacaba su cartera para hacer una pequeña donación…

Cuando la desconocida apareció nuevamente frente al mendigo, éste, al reconocerla por sus pasos inconfundibles, no se pudo aguantar y le preguntó, ¿qué fue lo que le había hecho a su inscripción? La joven le respondió con una dulce sonrisa: «Escribí lo mismo, pero… con otras palabras».

El viejo cartel que decía: «Soy ciego, por favor ayúdeme», fue sustituido por la nueva y absolutamente conmovedora inscripción: «Hoy es un día muy hermoso, pero no puedo verlo». Cualquiera diría que la diferencia entre estas dos frases es insignificante. Pero el mensaje que llevan, verdaderamente no lo es.

Cambiando el mensaje que transmitimos a nuestro alrededor, ¡cambiamos el mundo, cambiamos nosotros! Y esta bella historia es la mejor muestra de que el poder de la palabra no puede ser subestimado. ¡Comparte este emotivo video con tus amistades, para que no se olviden de dar valor a la palabra, dar valor a la vida y a todo lo bello que nos brinda cada cada amanecer!