Beneficios ocultos del caos

El desorden en casa no es ningún desastre, ¡es libertad de expresión! Valiosos consejos para aquellos que le tienen terror al caos en casa.

Desde pequeños se nos ha inculcado la idea de que cada cosa tiene que estar en su lugar, porque allí es donde corresponde, de lo contrario estará desordenada… alterando la simetría de todo a su alrededor. De hecho, la sociedad se esfuerza constantemente en restringir el desorden, para que que todo en la vida estuviera súper ordenado… predecible. ¡Pero a menudo nos damos cuenta que todo esto no es más que mera ilusión!

Del orden al caos…

La naturaleza tiene sus propias leyes… es de por sí impredecible y caótica. Vives con la idea de que necesitas cubrir cada espacio vacío de tu existencia, aún cuando realmente no es necesario… A veces compras objetos innecesarios, con la idea de que así tendrás para guardar… pero luego aparece el problema de que no tienes espacio en el armario, y entonces aparece el caos… has creado un desorden sin darte cuenta. Para solucionar este problema: tiras todo lo que te sobra a la basura. De esa forma tu casa quedará ordenada, pero… con esa solución, el mundo se volvió más sucio.

El físico Adam Frank nos dice al respecto:

«Es una ley de la física. La dura verdad de la vida es que el universo en sí es un caos. ¿Cómo puedes ordenar las cosas en tu casa o en tu vida, si esto contradice a la naturaleza del universo?»

La verdad es que por mucho que te esfuerces en mantener tu vida y tu casa organizadas y limpias… siempre aparecerá nuevamente el caos, en cualquiera de sus expresiones… ¡es la ley natural!

No luches contra eso… acepta la naturaleza caótica del mundo.

La sociedad tiende a desdeñar a las personas que tienen su hogar desordenado. Se les percibe como individuos indolentes que no actúan como corresponde, que viven una vida «errada»… ¡Pero nada más lejos de la verdad! Solo son personas que han decidido vivir su vida libremente, sin permitir las ataduras que implican las falsas ilusiones del orden estricto.

Sobre esto Jim Morrison expresó lo siguiente:

«Estoy interesado en la rebelión, el desorden, el caos. Creo que este es el camino hacia la libertad».

Debemos aclarar que esto no significa que hundas tu vida en un caos sin control… Todos los extremos son negativos. En ocasiones, puede ser muy útil e importante mantener cierto orden en la vida… ¡pero no convertirte en su esclavo! Por otra parte, no tenemos ningún derecho a juzgar a las personas que viven en desorden. Cada cual es libre de vivir su propia vida.

La creatividad y el atrevimiento del caos… Las personas cuyos hogares están permanentemente desordenados, no son perezosas…

Siempre te han dicho que la clave para la eficiencia y la productividad, es que todo esté totalmente limpio y reluciente… pero eso es pura ilusión.

Eric Abrahamson y David Freedman, autores del best-seller científico «A Perfect Mess: The Hidden Benefits of Disorder» («Un perfecto desorden: los beneficios ocultos») así lo expresan:

«El desorden no necesariamente es una señal de que no hay sistema. En una mesa donde todo está amontonado, podemos trabajar con más eficiencia que en una mesa limpia. Cuando una persona tiene su mesa hecha un desastre, no quiere decir que trabaja mal. Quiere decir que trabaja tan bien que simplemente no tiene tiempo para limpiar».

Como ves… el caos puede ser en realidad una señal de eficiencia, en lugar de un descuido. De hecho, estudios científicos han comprobado que del caos puede surgir la mayor expresión de creatividad, tal como lo demuestra la Doctora en Filosofía de la Universidad de Minnesota, Kathleen Vohs. En su estudio ella comprobó que las personas que son propensas a tirar las cosas donde sea y acumular la basura, en realidad son mucho más creativas que todos los demás.

La doctora Vohs realizó un curioso experimento: Dividió a los 48 voluntarios en dos grupos, a quienes les pidió que inventaran maneras creativas para utilizar una pelota de ping-pong. La mitad de los participantes fue ubicada en una habitación limpia y ordenada, mientras que la otra mitad fue ubicada en una habitación caótica. Al final, ambos grupos llegaron al mismo número de ideas, pero los del segundo grupo tuvieron las ideas más innovadoras y creativas.

En conclusión:

«Todos queremos ser más creativos, sentir la inspiración más seguido. Mi consejo para todos: si te sientes estancado y no sabes qué hacer, muévete a una habitación desordenada. Esto te permitirá ir más allá de la percepción habitual y producir nuevas ideas más rápido. El orden es el resultado de nuestra tendencia a la seguridad, y el caos es el resultado de nuestra aspiración a replantear el mundo de manera creativa».

La propia historia de la humanidad demuestra esta afirmación: El desorden ha estado estrechamente relacionado con el genio creativo de las personas. Las grandes mentes de la historia Albert Einstein, Alan Turing, Roald Dahl, solían vivir en condiciones caóticas, durante sus explosiones creativas. Ellos alcanzaron la grandeza, a pesar de que toda su vida estaba llena de caos.

La sociedad ignora los beneficios ocultos del caos. Por supuesto, eso no implica que vivas en un ambiente totalmente falta de higiene. Solo tienes que saber encontrar el balance en la vida.

Debes ser valiente para ignorar las reglas y vivir en tu caos creativo.

Albert Einstein dijo una vez:

«Si un desorden en el escritorio significa desorden en mi cabeza, entonces, ¿qué significará una mesa vacía?»

Las personas creativas ven el panorama completo de su vida, sin estancarse en sus detalles superficiales. No luchan contra la corriente y se adaptan fácilmente a los cambios. Ellas comprenden el precioso valor del tiempo, como un recurso demasiado limitado para gastarlo en otras actividades tan monótonas como la limpieza y el orden excesivos.

Busca el equilibrio en tu vida: Descubre lo que te caracteriza, lo que te impulsa a expresarte libremente, y aprende a aceptar el caos natural… sin perder las riendas de tu existencia. La vida es una caótica explosión de pasión y creatividad. La expresión natural de las cosas no debe estancarse bajo estándares predeterminados de disciplina y orden. ¡La vida es un regalo desordenado e impredecible, disfrútalo! Comparte este post con tus amigos para que abran los ojos a esta verdad, y aprendan a liberar toda su creatividad, sin ataduras.